Ahora Leyendo
Franco Baralle: "Soy un tipo de perfil bajo, por eso trato de liderar desde mi juego en la cancha"

Martes 29 de Septiembre de 2020

Franco Baralle: "Soy un tipo de perfil bajo, por eso trato de liderar desde mi juego en la cancha"

"No tengo muchos recuerdos de mi viejo y mi abuelo en el club. Lo que sí recuerdo de chico, fueron las finales que vi con mi hermana; cuando Atenas salió campeón contra Peñarol en la temporada 2008/2009. De ese equipo me acuerdo todo, porque a partir de ahí, fui siempre a la cancha". Franco Baralle tiene tan solo 20 años y mide 1.78 metros, pero su manera de expresarse lo hace parecer más grande de lo que aparenta. Pensativo, observador y muy tranquilo, va describiendo sus experiencias y el vínculo especial que tiene con el club de General Bustos, un amor que viene de sangre: su abuelo Eder fue presidente en cuatro ocasiones y su papá Germán fue jugador, ambos fueron parte de la época dorada del "Griego".

Enredacción Socios

Al calor del pleno sol de Agosto, el plantel de Atenas corre alrededor de la cancha olímpica del Mario Alberto Kempes. Serán los treinta minutos más largos del día para los diez jugadores de casaca verde, que tendrán una exigente pre temporada para estar a la altura de los desafíos. Entre risas, el grupo de juveniles domina la escena.

Manula

Esta temporada siguen los pibes, pero cambiaron los mayores, ¿Cómo ves al equipo de cara a lo que se viene? ¿Qué diferencias vamos a ver?

Creo que va a ser una temporada distinta. El año pasado era un equipo de más jerarquía, que te obligaba a jugar más específico, en cambio este año va a ser un equipo más joven, entonces vamos a ser más dinámicos para sacar ventaja por ahí. La clave de tener jugadores jóvenes y mucha rotación, es sacar provecho desde la parte física.

¿Te seguís viendo como el juvenil que se tiene que hacer cargo de este momento o es diferente? ¿Qué Franco Baralle vamos a ver?

Es una temporada nueva en todo sentido. Ya muchos en el club y en el cuerpo técnico dejaron de considerarnos “pibes”, ya somos jugadores con una experiencia marcada, ahora somos U23 y tenemos más responsabilidades dentro del equipo. Así que lo primero de todo, es tener una buena temporada y ver cómo se van acomodando las cosas. Obviamente, es otra gran oportunidad para demostrar mi talento e insertarme en La Liga. No sólo a mí, sino a todos los chicos que venimos entrenando hace un montón en las inferiores de Atenas.

Es otra gran oportunidad para demostrar mi talento e insertarme en La Liga. No sólo a mí, sino a todos los chicos que venimos entrenando hace un montón en las inferiores de Atenas.

¿Cuál de todas las experiencias que viviste en tu carrera te ha enseñado más para llegar al punto donde te encontrás ahora?

Creo que la temporada pasada me dejó una gran enseñanza, aunque creo que todas igual dejan, ¿no?. Pero la del año pasado me dejó varias cosas, porque no es fácil pelear abajo. Ahí es donde se ven todas las cosas malas que uno hace. Por ahí, cuando a uno le va bien o se siente bien con uno mismo, las cosas malas que uno hace no las ve porque el triunfo te las tapa.

Al principio, yo arranque como base titular y para mí era la primera vez que me tocaba estar al mando de un equipo, y tener que encargarme de un equipo donde estaban Walter Herrmann, Fernando Martina, Nico Romano... Me costó mucho. Por suerte, después apareció Maxi (Stanic), que me dio una mano muy grande y me enseñó bastante de cómo conducir un equipo.

La bomba loca. Baralle y Chiarini festejan el triple del final contra Instituto. Foto: Leandro Gomez.

Justamente, tú posición te obliga a tener cierto liderazgo sobre el equipo, y desde tus comienzos mostraste que lo sos, ¿siempre fue así o con el tiempo lo aprendiste?

Sí, desde siempre me gustó el tema de tomar el mando y el liderazgo. Por ahí, es en esa faceta donde necesito seguir aprendiendo, porque no se gana de un día para otro, sino que se gana con la experiencia o con gente que esté a tu lado y te enseñe. Mi problema es que soy un tipo de perfil bajo, no soy de dar arengas, por eso trato de liderar desde mi juego en la cancha. Es un instinto que me surge.

¿Cuál es el primer recuerdo que se te viene a la mente cuando pensas en la cancha de General Bustos?

Me acuerdo que cuando empecé a jugar a los cinco años, todavía estaba la cancha de mosaico, y de estar siempre en el club jugando con mis amigos. Después, cuando vino la etapa de U13 la cosa se puso más competitiva, pero también la disfrute muchísimo porque comenzamos a viajar; al Sudamericano, al Argentino, con las selecciones, con el club. De pibe siempre fui tranquilo, no tuve muchas anécdotas, pero si lo normal, algún que otro golpe, no era como Bruno (Lábaque) que seguro tienen varias guardadas.

Tu viejo jugador en la época dorada del club y tu abuelo dirigente, a pesar de que todavía no habías nacido, ¿qué te contaron?

Cuando mi viejo estaba en el club casi que no tengo recuerdos, porque cuando nací, él ya había dejado el básquet y se dedicó a otra cosa. De mi abuelo tampoco recuerdo mucho, porque cuando yo empecé a jugar en inferiores, él ya se había alejado de la presidencia. Lo que sí recuerdo de chico, fueron las finales que vi con mi hermana; cuando Atenas salió campeón contra Peñarol en la temporada 2008/2009. De ese equipo me acuerdo todo, porque a partir de ahí fui siempre a la cancha.

Lo que sí recuerdo de chico, fueron las finales que vi con mi hermana; cuando Atenas salió campeón contra Peñarol en la temporada 2008/2009. De ese equipo me acuerdo todo, porque a partir de ahí fui siempre a la cancha.

¿Qué jugador tenés cómo ídolo o referente?

Facu Campazzo. Me tocó estar en la época donde empezó a hacerse protagonista en la Liga Nacional. Yo me acuerdo que él era juvenil en la final 2008/2009 contra Atenas, y le tocó con 19 años tomar las riendas de Peñarol y no las soltó más hasta irse para arriba. Así que es el ejemplo más claro que me gustaría imitar. No tuve la suerte de conocer a Marcelo (Milanesio), pero me han contado cada cosa que hacía en la cancha. Me gusta mucho de él la lealtad con Atenas, rechazó ofertas para irse a Europa y se quedó en el club para dominar La Liga Nacional.

¿A Campazzo lo pudiste conocer?

Sí, mira que cosa loca la vida: entrené con él y Marcelo en el Poli (Carlos Cerutti), ahora en el receso. Se dio porque justo Facu le habló a Marcelo y él le dijo que se sume con nosotros y pude entrenar con los dos. Fue una hermosa experiencia conocerlo. Lo que más me gusta, es que es un tipo de Córdoba, va a los bailes de cuarteto, es una persona más y no se cree una estrella.

Lo que más me gusta de Facu Campazzo, es que es un tipo de Córdoba, va a los bailes de cuarteto, es una persona más y no se cree una estrella.

Franco junto a sus ídolos en el Cerutti.

¿Cómo es vivir un Sudamericano?

Ver también

El Sudamericano es algo lindo, no es como un Mundial, pero es algo especial. Te conoces con los demás jugadores, porque venimos todos en un proceso de juveniles. Es más probable que te reconozcas con un jugador de Brasil o Colombia, que en un Mundial con un polaco. Fue un torneo distinto, porque además jugábamos en la altura y nunca me había tocado hacerlo, así que lo pude experimentar en carne propia. Además, la oportunidad de estar con Mateo (Chiarini) y con Leo (Lema) representando al país es algo muy lindo.

¿Qué significó que te elijan en el quinteto ideal del certamen?

Fue muy motivante, pero no quiere decir mucho eso, sólo que afirma que vengo haciendo las cosas bien, que estoy siguiendo un camino que me hace progresar y a su vez me da energía para mejorar.

Si no hubieses sido jugador de básquet, ¿qué te hubiera gustado ser?

Jugador de fútbol. Yo jugaba al fútbol en el Colegio donde fui, en el Robles. Jugaba de nueve y me gustaba mucho, pero en un momento tuve que decidir entre el fútbol y el básquet; porque ya era inaguantable, a la mañana tenía que ir a jugar a la pelota, comía al mediodía y me iba a jugar al básquet. Mi viejo me tenía que llevar de un lado para el otro y encima estaba mi hermana que jugaba al vóley, así que me decidí por el que más me gustaba.

Tenes que elegir tres momentos de tu corta carrera, ¿con cuáles te quedas?

El primero es este Sudamericano U21 con la selección Argentina, porque fue el que más preparado mentalmente estuve. Después el partido contra Instituto en el Súper20 del año pasado, con el triple sobre el final, que fue soñado. Y por último, pondría en un cuadro las tres veces que salí campeón con el club en el Argentino de clubes, donde me hice muchos amigos y hasta el día de hoy nos seguimos juntando.

--
Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción