Ahora Leyendo
En el Día de los Abuelos: Felipe Pigna habla de San Martín, un abuelo cariñoso y sorprendente

En el Día de los Abuelos: Felipe Pigna habla de San Martín, un abuelo cariñoso y sorprendente

No son muchos los próceres que llegaron a ser abuelos. Don José de San Martín fue uno de los pocos que tuvo la ventaja de la longevidad y Felipe Pigna se lo imaginó con canas, frente al hogar, contándoles historias a sus nietas. En Los cuentos del abuelo José, Merceditas y Pepita son las oyentes privilegiadas de los relatos del General de los Andes de aquellas tardes noches en Boulogne Sur Mer, donde vivió el exilio en Francia.

Enredacción-Te contamos

En el libro, el viejo San Martín narra leyendas guaraníes, historias del Quijote y sobre todo anécdotas de su vida personal, como el combate de San Lorenzo, el encuentro con Bolívar y el gran Cruce.

Publi-Web-Muni-2

Cada 26 de julio es el Día Mundial de los Abuelos, una fecha especial para conversar con el historiador sobre algunos secretos del San Martín como nono.

Pigna se llama Felipe por su abuelo paterno e Isidro por su abuelo materno. El primero era amigo de Carlos Gardel, fue parte de SADAIC y ARGENTORES, trayendo a casa anécdotas con músicos y actores. Murió antes que naciera su nieto. En cambio, las historias de Isidro sí logró escucharlas. El gen de narrador abunda en la sangre de la familia.

¿Cómo se te ocurrió este libro Los cuentos del abuelo José?

Cuando hice libro  La voz del Gran Jefe. Vida y pensamiento de José de San Martín, fue interesante y sorprendente el vínculo que tenía con sus nietas. Encontré una linda forma de contar la vida de San Martín para chicos, a través de relatos sobre sus vivencias y sus lecturas, las que seguramente les hubiera contando a sus nietas.

¿Era un gran lector?

Sí, era un apasionado por la lectura. Además, la promovía, donde estaba, fundaba una biblioteca, como en Mendoza, Santiago o Lima. Por ejemplo, era un gran lector del Quijote de la Mancha de Cervantes y en su correspondencia hay referencias. Por ejemplo, bromea con la ínsula cuyana, parodiando a Sancho Panza y su ínsula barataria. Me parece lindo verlo en ese rol, distante de la imagen habitual de militar, es un perfil que lo aleja de lo humano, siendo que era una persona muy empática. Vale la pena que los chicos y los grandes conozcan esos aspectos de su vida.

¿San Martín es un personaje inagotable?

Inagotable en el sentido que tuvo una vida muy intensa, una persona que escribió, pensó e hizo mucho. Por eso se tiene diferentes maneras de abordarlo. Lo que sí siempre hay un aspecto que sorprende y sin embargo es un personaje poco conocido por los argentinos. Más bien es conocido de manera nominal y esquemática. Creo que es una persona fundamental de la historia, sentó la base de muchas cosas. Fue un buen gobernador de la entonces provincia de Cuyo, promovió la educación pública, la salud pública, hasta se preocupó por el sistema carcelario mientras planeaba la hazaña de los Andes. Es un hombre del renacimiento, estos hombres múltiples, con habilidades manuales, curiosidades que incluían lo esotérico, cosas que lo hacían un hombre ilustrado.

Ver también

El autor presenta el libro en la Feria del Libro Infantil y Juvenil
el  27 de julio en Buenos Aires.

¿Qué importancia tienen los abuelos y sus relatos en la construcción de la historia?

En mí tuvieron mucha importancia. Isidro, mi abuelo materno, contaba muchas historias propias o ajenas, y eso me marcó mucho. Uno encontraba en los abuelos un referente interesante, que quizá en estos días está un poco corrido ese lugar, porque hay poco dialogo en las familias a partir de los dispositivos móviles. Me horroriza ver en un restaurant que en la mesa nadie se habla porque cada uno está con su celular. En mi vida como docente, que lleva treinta y cinco años, estimulaba a la entrevista con los abuelos. Por un lado, para darla a conocer como fuente primaria de conocimiento; por otro, para conocer las diversas narrativas, porque cada uno ve el movimiento histórico desde su subjetividad. Me parece que hay que retomar ese diálogo intergeneracional tan interesante. A los chicos de hoy les sorprende que viéramos la televisión en blanco y negro, nacieron en la época digital. Ese diálogo ayuda a entendernos. Además, los jóvenes tienen la capacidad de preguntar sin tantos prejuicios como en nuestra época. Por eso está bueno volver a los relatos, a los chicos les fascinas porque están faltando, necesitan alguien que les cuente un cuento. A la noche un cuento antes de dormir, un lindo momento donde los chicos nos dan algo lúdico.

¿La historia tiene el abuelo argentino?

Creo que no es una figura muy presente. De hecho, el caso de San Martín es uno de ellos, la mayoría de los próceres murieron jóvenes. Por eso, San Martín es un símbolo en eso. Primero porque cumplió su función paterna, cuando se va al exilio se podría haber ido solo. En ese momento, su hija Merceditas estaba a cargo de la abuela y estamos hablando de1824, en esa sociedad patriarcal él se podría haber ido solo y hubiera estado bien visto. Sin embargo, ejerce su paternidad, y también luego es dedicado como abuelo.

Sinopsis de Los cuentos del abuelo José

Instalado en Boulogne Sur Mer, José de San Martín pasa sus últimos años junto con su hija y sus nietas. El prócer ahora es un abuelo amoroso y dedica su tiempo a relatarles a las nenas las maravillosas historias que vivió o que le contaron. Sus nietas y admiradoras le reclaman cada aventura como si fuera un premio.
Este libro imagina las historias que pudo haber contado San Martín a sus amadas nietas. Y, de paso, se las narra también a los lectores de hoy.

Lee un fragmento 

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción