Significa que se evitó la muerte de 35 niños menores de 1 año. La tasa de mortalidad infantil disminuyó 30,8% desde 2008 a 2017 y continúa una secuencia decreciente.

Las muertes de niños y niñas menores de 1 año se redujeron más de un 48% en siete años (Imagen ilustrativa).

En 2018 murieron 279 niños menores de un año en la capital cordobesa y en 2018, 144. La diferencia es de 135 niños, un 48,4% menos. Es tan impactante, que todos los niños y niñas que no fallecieron (más de 800) en estos siete años medidos llenan una escuela primaria ellos solos. Los datos locales forman parte de un contexto favorable, donde se afirma la tendencia que muestra a Argentina con tasas de mortalidad infantil decreciente desde el año 2000. En aquel año, fallecían 18,31 niños cada 1000 nacidos vivos, y en 2017, la tasa fue de 9,3 muertos cada 1000 nacidos vivos. Esto es, una mejora de 96,77 por ciento en 18 años.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

El secretario de Salud de la Municipalidad de Córdoba, Gabriel Acevedo, le dijo a ENREDACCIÓN anoche que “la estrategia que hemos llevado adelante sigue dando buenos resultados. Se siguen reduciendo las causas evitables, que están en el 50% del total de las defunciones contra el 67,9% de 2011. Por lo tanto, vamos a seguir trabajando en ellas”.

En términos absolutos, es decir fallecimientos, la cantidad de niños y niñas que murió en 2017 fue de 179, y en 2018, de 144. La reducción es de 35 entre un año y otro y representa una contracción de 20 por ciento. La información fue dada a conocer por la Secretaría de Salud del municipio capitalino.

Medido a través de la Tasa de Mortalidad Infantil, la disminución entre 2008 y 2017, es de 30,9 puntos porcentuales, ya que pasó de 11,8 muertes cada 1000 niños nacidos vivos a 8,2 c/1000. La información sobre 2018 todavía no se encuentra disponible, porque aún no se dispone del número total de nacimientos, un dato que surge de sumar los registros de la Municipalidad y la Provincia, un trámite que termina de completarse algunas semanas más adelante. Sin embargo, es de esperar que se ubique por debajo de los 8 puntos porcentuales y mejore el resultado de 2016, donde fue de 7,7c/1000, la más baja de la historia.

Por su parte, la provincia tuvo una tasa de 12,1c/1000 en 2008 y 9,3c/1000 en 2017, luego de haber alcanzado una tasa de 8,4c/1000 en 2015. Esto implica, una mejora de 23,14 por ciento entre ambas extremos.

A su vez, la Nación pasó de 12,5c/1000 en 2008 a 9,3c/1000 en 2017, que es el mejor índice de la serie sobre este indicador en la historia del país. Medido punta a punta en los diez años señalados, la reducción es de 25,6 puntos porcentuales.

¿Por qué creen que se volvió a producir una reducción de la cantidad de fallecimientos de niños?, le preguntó este medio a Acevedo.

Hay dos grandes grupos de factores para analizar este indicador, uno es el de las condiciones de vida y el nivel socioeconómico, y el otro, el acceso al sistema sanitario. En esta oportunidad, las condiciones socioeconómicas no necesariamente mejoraron en 2018 respecto de 2017, así que lo relacionamos más con que se ha sostenido la atención pre-natal (durante el embarazo) y la atención del recién nacido al momento del parto y durante el primer año de vida. Además de ese mejor acceso, consideramos que hubo una mejor respuesta del sistema de salud, no solo del municipio, sino también del de la provincia y del sector privado.

¿Hay alguna diferencia en los resultados entre zonas de la ciudad?

La baja se produjo en todas las áreas y zonas de la ciudad y en todos los grupos sociales.

¿Cuál es la base de la estrategia de la política que se lleva adelante?

La estrategia va a seguir siendo la que tenemos. La clave se encuentra en las causas “reductibles”. Las principales están asociadas al bajo peso al nacer, por ejemplo, si el nacimiento se produjo a termino o no, por eso hay que trabajar sobre la salud de la mama durante el embarazo; otro factor es de las infecciones respiratorias, muy importantes en invierno. Para ello, entre otras cuestiones, hay que trabajar en un esquema de vacunación lo más completo posible, para atacar los casos de las infecciones prevenibles con vacunas; y captar rápidamente al niño, tenerlo bajo control sanitario, seguir el esquema vacunación y brindar asistencia oportuna ante patologías respiratorias. El eje del trabajo es la vinculación-articulación entre el hospital y el centro de salud.

Entre las acciones puntuales, destaca el desarrollo del Programa de Fortalecimiento de las Redes Integradas del Servicio de Salud Municipal. Este plan incluye la “captación precoz, con gestión de turnos programados “Protegidos” para el seguimiento de embarazadas y recién nacidos; la ampliación de centros con servicio de ecografía y laboratorio móvil; el Incremento en la producción y aprovisionamiento de medicamentos para el fortalecimiento de los programas preventivos; y el fortalecimiento del Programa de Control de Embarazo y Crecimiento y Desarrollo del niño”.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.