La diputada nacional Leonor Martínez Villada pidió a la comisión de Legislación General llevar el debate sobre la despenalización del aborto al interior y, en particular, a Córdoba. Es lo que reclamaron el domingo los grupo pro-vida de la Iglesia Católica que marcharon en nuestra provincia.

La diputada nacional por Córdoba, Leonor Martínez Villada.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

Leonor Martínez Villada pertenece a la Coalición Cívica, el partido de Elisa Carrió. Es una de las 11 diputadas y diputados cordobeses que rechazan la despenalización del aborto, que comienza a debatirse el martes 10 de abril, a partir de las 10 de la mañana, en el Congreso nacional. No estuvo sola en su solicitud: otra diputada, la radical Soledad Carrizo, ex intendenta de Quilino, la acompañó en el reclamo presentado al presidente de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky. El argumento de la legisladora es la necesidad de “federalizar la discusión sobre la despenalización”.

La propuesta que se comienza a analizar en un plenario de las comisiones de Legislación General; Salud; Legislación Penal y Familia; y Mujer, plantea despenalizar el aborto hasta las 14 semanas, y también en cualquier momento del embarazo si se dan las siguientes causales: si es producto de una violación, si está en riesgo “la vida o la salud física, psíquica o social de la mujer”, o si se registran “malformaciones fetales graves”.

Primó en el acuerdo alcanzado la semana pasada, la posición de los diputados que impulsan el aborto legal, seguro y gratuito. Esto es, no demorar la discusión con debates en el interior del país. Si bien serán escuchados más de 1.000 especialistas y organizaciones de la sociedad civil, la idea de reproducir el debate y la construcción de consenso en todo el país con la que nació la Ley de Medios audiovisuales durante el kirchnerismo fue descartada. El temor de los sectores que impulsan la despenalización del aborto, es que esa discusión se volviera interminable y desde la demora impidiera el tratamiento de la iniciativa. De hecho, se estima que el debate en comisión demorará unos dos meses e inmediatamente habrá despacho para que se trate en Diputados en el mes de junio, en pleno Mundial de Rusia.

El arzobispo Carlos Ñañez encabezando la marcha contra el aborto en Córdoba.

Durante la marcha del #25M, los grupos católicos cordobeses, pidieron a los 18 diputados nacionales de la provincia “que se constituyan en la provincia para escuchar el mensaje antiaborto”.

Hasta el momento son 11 los legisladores cordobeses que adelantaron que sufragarán contra la despenalización, 4 los que lo harán a favor y 3 los que aún no manifestaron aún cuál será su posición frente al tema.

En contra están: Gabriel Frizza, Héctor Baldassi, Javier Pretto y Nicolás Massot del PRO; Diego Mestre y Soledad Carrizo de la UCR;  Leonor Martínez Villada de la Coalición Cívica; Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio del peronismo; y Juan Brügge (Democracia Cristiana).

A favor lo harán Brenda Austin y Olga Rista; y los kirchneristas Gabriela Estévez y Pablo Carro.

No se manifestaron aún: Mario Negri (UCR), Adriana Nazario (PJ), y Juan Manuel Pereyra (Concertación Forja).

La presentación de Martínez Villada tiene su historia. Primero fue la diputada Elisa Carrió, quien solicitó formalmente esperar hasta después de las Pascuas para iniciar el debate sobre aborto legal. En esa línea, los diputados que le responden se ausentaron luego del plenario de comisiones  donde se acordó el cronograma de trabajo. Y ayer, en un intento por cambiar las reglas de juego, la diputada cordobesa planteó celebrar audiencias públicas en todo el país.

En la nota que firma junto a Soledad Carrizo (UCR), promueve que se realicen audiencias públicas “de la forma más federal posible, extendiéndose en todo el territorio de la República, especialmente en la ciudad de Córdoba”.

“El pedido de implementación de las audiencias públicas en todo el país es para que se escuchen todas las voces y no solamente en Capital Federal y provincia de Buenos Aires”, explicó luego Martínez Villada en diálogo con radio Continental.  “Hay gente en las provincias que quiere dar el debate, pero les es muy difícil trasladarse a Buenos Aires”.

Lo cierto, es que con la marcha de ayer los grupos católicos iniciaron la disputa contra el proyecto abortista. Las encuestas señalan que más del 60% de los argentinos creen que se debe despenalizar el aborto. También fue más numerosa la manifestación del #8M (por-aborto) que reunió en Córdoba a 23 mil personas, más del doble de las 10 mil que se concentraron el #25M. Sin embargo, la Iglesia local posee una influencia política, cultural y de poder muy importante. La primera foto de esa capacidad se conoció ayer con este pedido.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com