Ahora Leyendo
El peronismo se mostró unido en Rosario y Alberto viene al Orfeo para consolidar su remontada local

El peronismo se mostró unido en Rosario y Alberto viene al Orfeo para consolidar su remontada local

Con el monumento a la Bandera como escenario y frente a una multitud, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, junto a gobernadores y vicegobernadores de 15 provincias, y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, cerraron la campaña nacional del Frente de Todos. “En el primer semestre que gobernemos, vamos a cambiar a la Argentina, porque la suerte va a depender de nosotros. Lo vamos a hacer una vez más, con esa dignidad del pueblo argentino nos vamos a volver a poner de pie. Estos mismos personajes nos dejaron como ahora en el 2003… y salimos de ese laberinto por la dignidad de todo el pueblo".

Enredacción-Te contamos

La imagen del peronismo unido -sólo faltaron los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna en la fórmula de Consenso Federal; y de Córdoba, Juan Schiaretti, que se mantuvo neutral hasta el momento- fue quizá la imagen más relevante de la puesta en escena santafesina. Hacía mucho tiempo que una foto con esos protagonistas no tenía lugar.

Publi-Web-Muni-2

Hoy jueves 8, Alberto Fernández llegará por cuarta vez en esta campaña electoral a Córdoba. Será para participar de un acto en el estadio Orfeo, que abrirá sus puertas a las 17:00, y recibirá al precandidato presidencial a las 18:30. Fernández intenta consolidar la remontada cordobesa y evitar de ese modo, que el presidente Mauricio Macri pueda obtener una diferencia que le permita compensar las derrotas que se prevén en la mayoría de los distritos del país.

Con él estarán todos los candidatos legislativos del Frente de Todos, encabezados por el empresario Pyme Eduardo Fernández, la camporista Gabriela Estévez, y el sindicalista de empleados de comercio y representante de Sergio Massa, Pablo Chacón. Los organizadores esperan desbordar el Orfeo, con capacidad para casi 10 mil personas incluyendo la pista e instalarán pantallas gigantes afuera para que aquellos que no puedan ingresar puedan ver a Alberto.

Todo indica que el frente peronista puede, al menos, repetir en estas PASO la elección de Daniel Scioli en el ballotage de 2015, esto es, ubicarse en 28 puntos porcentuales (pp.). Los operadores del PJ cordobés señalan que la fórmula de los Fernández estará algo más arriba de ese número. “La mayoría de los intendentes y peronistas de la provincia están trabajando por Alberto, eso se va a notar”, aseguran.

Un niño con la bandera argentina sube al escenario a saludar a Alberto Fernández. Detrás miran Cristina, el riojano Sergio Casas, el chubutense Mariano Arcioni y el pampeano Carlos Verna.

“UNA ARGENTINA DISTINTA”

Fernández contó que "están todos muy preocupados por cómo me voy a llevar con Cristina. Les digo que nunca más me voy a pelear con ella".

Señaló que "la Argentina que se viene va a ser una Argentina muy distinta y estos gobernadores van a ser parte".

Criticó a Macri, que “sólo produjo 4 millones y medio de pobres” y repasó la crisis económica. En ese sentido, prometió sacar el país adelante en el primer semestre priorizando la salud, el trabajo, la educación y la ciencia, por encima de los bancos y las Leliq.

"Nos dicen que hay que soportar este presente, porque tenemos un mañana venturoso. No sé cuántos semestres pasaron esperando que alguien traiga lo que nunca llegó. ¿Cuántos semestres más tenemos que esperar? Nosotros, el primer semestre que gobernemos, vamos a cambiar la Argentina, porque la suerte va a depender de nosotros. No vamos a estar esperando que alguien venga a invertir lo que nunca trajo. Nosotros vamos a ser los que recuperemos las fábricas y dar trabajo", afirmó luego.

Luego apuntó que “nadie imaginaba, a fines de 2017, un escenario como el actual. Nos había pasado lo que le pasó a muchos argentinos, que la política nos había distanciado. Y un día nos dimos cuenta que nuestra distancia sólo había favorecido que se instale en la Argentina esta realidad penosa”.

Ver también

Cristina habló diez minutos en el inicio del acto y pidió dar vuelta de página a las políticas del macrismo porque "no me imaginé nunca que esto iba a ser tan feo. He visto familias durmiendo en la calle", disparó. Y cuando la multitud empezó a corear insultos al presidente, los frenó: "No, por favor no, están esperando eso para seguir dividiendo a los argentinos, no hagamos eso, no les demos el gusto".

Alberto y Cristina saludan a la multitud. Con ellos, gobernadores, vicegobernadores y diputados de 16 provincias peronistas y de partidos provinciales.

"Quiero que la gente vuelva a ser feliz, a tener trabajo, que los pibes vayan al colegio a estudiar y no a comer, que los jubilados se vayan con la receta completa de la farmacia, que los científicos, los investigadores, puedan investigar y agregar valor", siguió diciendo.

También remarcó que el peronismo y las fuerzas que conforman el Frente de Todos dejaron sus diferencias de lado porque "fueron capaces de entender" la necesidad de la unidad. "Uno va a poder advertir claramente cómo fueron de a poco dividiéndonos y enfrentándonos para finalmente llegar al Gobierno para hacer esto que realmente nadie esperaba en esta profundidad de maltrato", siguió. "El punto final para mí fue cuando, otra vez, decidieron endeudarnos con el FMI a todos los argentinos", agregó.

Finalmente dijo que "los argentinos de a pie necesitan imperiosamente que a partir del 10 de diciembre haya otro gobierno. Alberto Fernández va a desarrollar una tarea espléndida como lo hizo cuando acompañó a Néstor".

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción