Con Juan Schiaretti, el senador rionegrino Miguel Pichetto, y diputados del Frente Renovador y el randazzismo, sesiona aquí el sector anti-kirchnerista del peronismo.

El peronismo anti-K está reunido en Córdoba. En el centro el gobernador Schiaretti, a su derecha Miguel Pichetto y a la izquierda, el salteño Pablo Kosiner.

Se definen a sí mismos como republicanos, federales y democráticos. Buena parte de ellos, también son neoliberales, pero la economía no los divide porque por ahora no está en el corazón del agrupamiento de este “team peronista”, aunque forme parte del discurso de “diferenciación” frente a Mauricio Macri. Después de reunirse hace 20 días en Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos, aterrizaron en Córdoba para seguir mostrando su desarrollo. Los próximos encuentros serán en La Rioja y Chaco, donde serán recibidos por los gobernadores Sergio Casas y Domingo Peppo.

Sin exageraciones, siguen con el plan de conformar un peronismo sin Cristina Fernández de Kirchner, el motivo principal de esta etapa de acción política, pero han decidido disputar el control real del peronismo, esto es el poder político que sólo dan los votos y los lideres que ganan. Si bien el documento del conclave se conocerá hoy, el tema de las tarifas y el proyecto de ley contra los tarifazos del presidente que idearon los economistas del Frente Renovador, estarán en el centro. Paradójicamente, contarán con el apoyo del bloque del FpV/PJ para su aprobación en diputados y senadores.

Los que están en Córdoba pertenecen a tres grupos: los gobernadores dialoguistas con el Ejecutivo nacional, el Frente Renovador y el Randazzismo de la provincia de Buenos Aires. Los nombres propios son los siguientes:

-Por parte de Argentina Federal participan los senadores nacionales Miguel Ángel Pichetto, Carlos Caserio, Rodolfo Urtubey, Alfredo Luenzo y Guillermo Snopek y los diputados nacionales Martín Llaryora (Córdoba), Pablo Kosiner (Salta), Juan José Bahillo (Entre Ríos), Mayda Cresto (Entre Ríos), Diego Bossio (Buenos Aires), Danilo Flores (La Rioja), Luis Beder Herrera (La Rioja), Carolina Moises (Jujuy), Juan Mosqueda (Chaco), Elda Pertile (Chaco), Jorge Franco (Misiones), Pablo Yedlin (Tucumán), y Walberto Allende (San Juan).

Miguel Pichetto, Juan Schiaretti, Pablo Kosiner y Martín Llaryora. No estuvo José Manuel De la Sota.

-Del Frente Renovador, están los diputados nacionales Graciela Camaño, Marco Lavagna, Marcela Passo, Carlos Selva, Raúl Pérez, José Ignacio de Mendiguren, Carla Pitiot, Alejandro Grandinetti y Adriana Nazario.

-Por Cumplir participan el diputado nacional Eduardo “Bali” Bucca y Florencia Casamiquela.

La escenografía estuvo marcada por las imágenes de las grandes cumbres presidenciales. Hubo foto de todos los participantes con el Centro Cívico de fondo. Y también gestos distendidos, sonrisas y abrazos. Si se quiere, un peronismo “aggiornado”. En la primera fila clara mayoría de hombres, con Schiaretti en el medio, Pichetto a su derecha y Kosiner a su izquierda.

Schiaretti durante el almuerzo que se realizó en el Centro Cívico cordobés, estuvo pródigo en definiciones:

“En 2019, el peronismo tiene todas las chances de ganar y gobernar la Argentina. Para ser una verdadera alternativa tiene que ser un peronismo republicano, federal, democrático y tiene que dejar atrás al kirchnerismo: es un modelo que está absolutamente agotado”.

“El encuentro del Peronismo Federal en Córdoba está terminando. Insisto en que debemos dar gobernabilidad pero nuestra función no es cogobernar el país. El resultado de las políticas aplicadas por el gobierno nacional es exclusiva responsabilidad de ellos”.

“Debemos garantizar gobernabilidad para evitar las crisis, dándole al Gobierno Nacional las leyes que necesita para su programa de gobierno, pero no cogobernar”.

Kosiner, Pichetto, Schiaretti y Graciela Caamaño.

“Hay que dejar atrás al kirchnerismo para ser una verdadera alternativa tiene que ser un peronismo republicano, federal y democrático”.

Y pese a ser un gobernador afín al presidente, Schiaretti se paró en el lugar de quien quiere capitalizar la caída en las encuestas de Macri y evitar que CFK siga siendo la principal opositora. Por eso, en su exposición cargó contra la situación económica, una novedad de su discurso: “Ellos (por el gobierno) se equivocaron en no controlar la inflación ni bajar el déficit y en la grave crisis de las economías regionales no podemos ni tenemos que hacernos cargos de sus errores”. La reforma jubilatoria de diciembre fue suficiente costo y un mensaje claro respecto del humor social. Para no dejar lugar a dudas afirmó: “Una cosa es ayudar y otra es ser cogobierno. No somos cogobierno y no nos podemos hacer cargo de sus medidas”.

Reconoció que Cristina es quien posee mayor cantidad de adhesiones en Buenos Aires, pero dijo: “Hay que dar vuelta la página, armar otra vez una liga de gobernadores fuerte y ver quién es el que más mide en cada lugar. Y la que más mide en la provincia de Buenos Aires es Cristina Kirchner. Hay que meterse en el armado bonaerense para fortalecer una alternativa a Cristina, si no armamos una alternativa potente, no nos podemos quejar que los intendentes sigan en Unidad Ciudadana”.

Con toda claridad, este sector peronista muestra su poder institucional y desde allí trata de presentar un peronismo sin CFK. En la Cámara de Diputados (53)  y Senadores (24 senadores) posee su mayor capacidad de maniobra. Luego adhieren a este espacio los gobernadores de Córdoba, Entre Ríos (Gustavo Bordet), Salta (Juan Manuel Urtubey), Tucumán (Juan Manzur), La Rioja (Sergio Casas), Tierra del Fuego (Roxana Bertone, que postuló a Urtubey como candidato a presidente), Chaco (Domingo Peppo) y Misiones (Hugo Passalacqua). El bloque de los gobernadores es el que le ha permitido a Macri aprobar las leyes clave de su gobierno. Como lo expresó Schiaretti, se rigieron por la idea de darle “gobernabilidad”, aunque buena parte de sus políticas locales tienen el mismo sesgo que el oficialismo nacional. Por eso, en este espacio predomina el factor Cristina como pegamento, ya que el grupo neoliberal predomina sobre el PJ clásico y populista.

Al estilo de las grandes cumbres internacionales. El PJ anti-K tuvo su bautismo en territorio cordobés.

Justamente el salteño, Pablo Kosiner, fue otro de los que expresó los ejes del encuentro. “Queremos un peronismo democrático, republicano y responsable que convoque sin egoísmo a todos los argentinos”.

Agregó que “dimos un paso más en la construcción de un proyecto alternativo con nuestro compromiso puesto en la agenda de cada uno de los argentinos. Por eso, la cuestión de las tarifas sobrepasa las estructuras políticas. Es un tema que está en la agenda de los argentinos y aunque cerremos el Congreso, la gente lo va a debatir en los clubes, en los bares, en los almacenes, en cada familia”.

El salteño enfatizó que “queremos plantearles a los argentinos que hay una posibilidad de construir una Argentina donde estén todos incluidos, donde dejemos de lado las confrontaciones que no tienen sentido y donde tomemos como agenda estos problemas (tarifas, inflación y caída del mercado interno).

Diego Bossio planteó que “necesitamos que el presidente Mauricio Macri tenga una visión de futuro más allá de las visiones cortoplacistas y electoralistas. Le pedimos que piense en todos los argentinos, no sólo en los pocos que resultan ser sus amigos. Nuestro proyecto prevé precios de tarifas en línea con los aumentos salariales para las familias, que no vayan por encima del índice de precios mayoristas del Indec para las pymes y que se reduzca el IVA de las facturas de manera transitoria”.

EL PROYECTO PARA PRESENTARSE COMO OPOSITORES A MACRI

La iniciativa busca que los aumentos no puedan exceder el del promedio de los salarios para usuarios residenciales, y además que las tarifas sean estables por 12 meses. En el caso de las Pymes, cooperativas de trabajo y empresas recuperadas, los incrementos no podrán ir por encima del IPC mayorista.

Se propone además la eliminación del incremento diferencial del IVA para las empresas, y por el término de 12 meses se prevé que la alícuota de los servicios públicos regulados en esta ley se establezca en 10,5%. En igual sentido, se contempla la prohibición de crear nuevos tributos que alteren la tarifa final.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com