La mesa nacional de Cambiemos, sin presencia del presidente de la UCR, dio vía libre a Mario Negri y Ramón Mestre para competir con listas propias en Córdoba.

El gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, y el presidente Mauricio Macri se saludan en Río Cuarto. Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.

El presidente Mauricio Macri decidió inaugurar una nueva vía en Neuquén: no apoyar a los candidatos radicales fieles al aparato partidario y directa o indirectamente favorecer los acuerdos con los gobernadores provinciales, como Omar Gutiérrez del Movimiento Popular Neuquino (MPN). La explosión de Cambiemos en Córdoba revela que el titular del Poder Ejecutivo nacional le sirve la elección en bandeja al cordobés Juan Schiaretti, y castiga a los dirigentes radicales que amagan con enfrentarlo en las PASO de agosto.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

“Tengo mis serias sospechas de que el Presidente Macri no tiene verdadero interés en derrotar al Gobernador Schiaretti”, había dicho Gregorio Hernández Maqueda, el titular de la Coalición Cívica en Córdoba, el pasado 2 de enero, a partir de la indefinición que ya campeaba en la interna cordobesa.

A su vez, la alianza oficialista nacional se rompe por primera vez en el país y, si se cumplen las afirmaciones realizadas ayer por los dos sectores, el 12 de mayo próximo competirán dos listas en la escudería del presidente: una será oficial, la que lideran los diputados nacionales Mario Negri y Héctor Baldassi; y otra extraoficial, encabezada por los intendentes radicales Ramón Mestre y Carlos Briner.

El presidente, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ministros del gabinete nacional y Elisa Carrió, visitarán Córdoba para apoyar a Negri y para tratar de aislar a Mestre de apoyo político. En ese sentido, en las próximas horas, el radicalismo cordobés espera los pronunciamientos de dirigentes radicales nacionales para oxigenarse en la dura disputa que les espera.

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal junto al gabinete bonaerense.

Córdoba fue clave en la victoria de Macri en las presidenciales de 2015, aprovechando la cerrada disputa entre la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y el peronismo cordobés, en ese momento, con Juan Schiaretti y José Manuel De la Sota. Ahora, la decisión del gobierno nacional fragmenta a la principal oposición y si bien restan 72 horas para la presentación formal de los candidatos, la realidad indica que, separados o con un eventual consenso de último momento, llegarán muy desgastados al comicio del 12 de mayo.

Mestre parece haber pagado ayer “los platos rotos” de la decisión de un sector de la UCR de disputar las candidaturas y políticas de Cambiemos. “Macri castigó a Ramón porque no quiere que ningún radical le compita en las PASO de agosto. Si permitía la interna de Córdoba, abría espacio a que (Martín) Lousteau lo enfrente por la candidatura presidencial y en el gobierno no quieren que se repita lo que pasó en La Pampa (el candidato Daniel Kroneberger derrotó al candidato del presidente, Carlos Mac Allister)”, aseguró anoche a ENREDACCIÓN un veterano operador de la UCR.

Jaime Durán Barba es un ferviente defensor del concepto de que la política le interesa a pocos y que las internas partidarias son “artefactos” de otro tiempo. Según su manual, lo que vale es el candidato y su conversación con la sociedad. Descree de los aparatos y militantes de los partidos políticos y prefiere los voluntarios y las redes sociales para hacer campaña. Dentro de esa estrategia, sumar “territorio” o fuerza legislativa propia, no resulta una prioridad del oficialismo, salvo en las estratégicas Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La clave son las alianzas estratégicas con sistemas políticos afines que le garanticen gobernabilidad -esto es, sustentabilidad política-. El PRO es, por lo tanto, una fuerza política “liviana” y “flexible”, que articula con otros actores políticos para llevar candidatos principales y luego negociar las acciones centrales de su programa. El consenso no lo construye hacia adentro del sistema político en modo tradicional -legislaturas, partidos políticos, ideología-, sino pivoteando sobre la opinión y el activismo social en red.

Ramón Mestre será uno de los candidatos a gobernador del oficialismo nacional en Córdoba.

A partir de esa idea rectora, una vez que el gobierno supo que su candidato en Neuquén, el radical e intendente de la capital de esa provincia, Horacio “Pechi” Quiroga, tenía muy pocas posibilidades de imponerse a Omar Gutiérrez del Movimiento Popular Neuquino (MPN), lo abandonó a su suerte. El mandatario neuquino es un aliado  importante de la Casa Rosada, tanto para dar curso a la mayoría de las iniciativas legislativas que requiere el oficialismo, como para avanzar en la explotación del mega yacimiento de gas y petróleo no convencional de Vaca Muerta.

En Córdoba, en cambio, parecen confluir dos factores:

-Sin seguridad de triunfo frente al peronismo, el gobierno decidió privilegiar el vinculo con el gobernador peronista;

-Schiaretti es un jugador fundamental para dividir la oposición peronista en las elecciones nacionales de este año.

El gobernador es el principal motor de Alternativa Federal, que integra cada vez con menos gobernadores del PJ, pero que coquetea con Roberto Lavagna para construir una opción electoral anti-kirchnerista. El mandatario cordobés sólo jugará su suerte para preservar el poder en la provincia y luego, si el escenario continúa como hasta ahora, para apuntalar un armado electoral que le quite espacio a una eventual candidatura de Cristina Fernández de Kirchner. De hecho, el PJ cordobés es el más refractario a los procesos de unidad opositora. Ayer, en el atril de la Fundación Mediterránea, Schiaretti le tendió una mano al gobierno nacional, que jaqueado por los indicadores económicos deshilacha su capital político: “Argentina va a salir de la crisis”, aseguró.

EL COMUNICADO DE CAMBIEMOS

La ruptura en Córdoba se produjo unas horas antes de la reunión de la mesa nacional de Cambiemos en la Casa Rosada, prevista para el mediodía. “Ante la imposibilidad de avanzar con el proceso electoral interno, se acordó instar a los distintos sectores a encontrar caminos que conduzcan a un consenso para que Cambiemos presente la fórmula más competitiva para la elección del 12 de mayo”, indicó Cambiemos en un comunicado. “Si no se arribara a un acuerdo en este sentido la Mesa Nacional deja librada la definición de la estrategia electoral a los partidos del distrito”.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.