El equipo de Alta Córdoba fue superior en los momentos clave del juego y logró llevarse el clásico cordobés por 83 a 69. Gran concurrencia de espectadores en el polideportivo Carlos Cerutti, que agotaron todas sus 3500 localidades. El goleador del albirrojo fue Facundo Piñero con 19 puntos y una efectividad -altísima- de 83% de triples. En el local no fue suficiente el gran aporte de Jerome Meyinsse con 22 puntos y 12 rebotes.

Gran juego de Gastón Wehlan en el clásico. Foto: Gentileza Prensa Atenas / La Liga Contenidos.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

A estadio lleno y con el gran presente de ambos equipos, el clásico cordobés fue una fiesta. Hacía muchos años que el polideportivo Carlos Cerutti no recibía semejante marco de público tanto de la hinchada local, como de la visitante. Es por eso, que este partido no era uno más, sino que era un duelo diferente, un punto de inflexión, y que ganarlo entregaría como plus, un factor anímico relevante para lo que sigue de la Liga. El visitante fue quien sacó mejor partido del clásico a partir de un primer tiempo perfecto en los dos costados de la cancha, con lo que le alcanzó para sacar una diferencia de 20 puntos y mantenerla hasta el final, en base a una sólida defensa y un gran juego en conjunto.

VER MÁS ARTÍCULOS DE IGNACIO GARCÍA ITURRIZA.

VER La Liga al rojo vivo: Hispano sorprendió a Obras y Estudiantes venció a Gimnasia.

LA IMPORTANCIA DE LO COLECTIVO

Gran parte de la victoria tuvo que ver con el juego colectivo de Instituto. Los dirigidos por Facundo Muller fueron consecuentes con su identidad y lograron imponer su ritmo gracias a su gran defensa durante casi todo el encuentro. El alto nivel de todos los jugadores que entraron en la rotación, habló de un equipo generoso, donde cada jugador al que le tocó entrar, supo aportar desde su rol. La Gloria tuvo cuatro hombres en dobles dígitos, ganó la lucha rebotera (41 a 39), convirtió más puntos en la pintura, tuvo una efectividad del 48% en triples y los jugadores de la banca (22 puntos) sumaron más que la del griego.

LOS EXTRANJEROS DE ATENAS

Jerome Meyinsse fue el único extranjero que tuvo una actuación destacada con 22 puntos, el resto tuvo una noche para el olvido. La estrella ofensiva Donald Sims volvió a tener una floja actuación, ya que la defensa albirroja contuvo sus penetraciones y a la vez se lo vio falto de confianza en su arma letal, el tiro exterior. Los números para el nacido en Carolina del Sur así lo reflejan; convirtió 11 puntos (promediaba 19,1 puntos), tiro un 33% en dobles y un pobre 14% (1 de 7) en triples. El otro norteamericano, que encima tuvo su peor noche con la camiseta del griego fue Darington Hobson. El alero solo disputó 11 minutos de juego, convirtió 5 puntos, 3 rebotes y acumuló 4 pérdidas en el segundo cuarto, este último factor encendió la bronca de Nicolás Casalánguida que lo mandó al banco para no hacerlo regresar nunca más al juego. Por último Roquez Johnson que venía de una magnífica actuación ofensiva frente a Quilmes convirtiendo 32 puntos, anoche no fue determinante ni en defensa ni en ataque. Anotó 13 puntos y bajó 6 rebotes, pero nunca les pudo ganar el duelo personal a los internos de Instituto que lo contuvieron siendo muy físicos en la marca.

Jerome Meyinsse lucha en el tablero de Instituto. Foto: Gentileza Prensa Atenas / La Liga Contenidos.

Con esta nueva victoria (la séptima consecutiva sobre Atenas), Instituto (9  victorias y 4 derrotas)  escala a la cuarta posición de la Liga Nacional y supera a un Atenas (11 victorias y 5 derrotas) que quedó relegado a la quinta posición.

DARINGTON HOBSON EN LA CUERDA FLOJA

El refuerzo que trajo la dirigencia de Atenas para darle más jerarquía a su rotación, quedó al borde de ser cortado. Su bajo rendimiento en el clásico frente a Instituto se debió, según fuentes de Atenas, a que el extranjero no tiene ganas de seguir jugando en la Liga Nacional. En el partido frente a Instituto no participó en todo el segundo tiempo, luego de que Nicolás Casalánguida lo sacara en el segundo cuarto y le reprochara la falta de actitud con el equipo. El problema para el griego es que el contrato de Hobson cuenta con una cláusula económica que penaliza la rescisión.

 WHELAN, EL FACTOR POWER DEL CLASICO

Gastón Whelan fue el jugador del partido no precisamente por sus números, sino por su capacidad de hacer mejores a sus compañeros y por lo tanto al equipo, cuando él estuvo en cancha. Su inteligencia para comprender y leer el partido, siempre le dieron a Instituto la claridad para encontrar su mejor faceta ofensiva. El base cordobés convirtió 9 puntos, repartió 7 asistencias y tuvo una efectividad del 50% en tiros de campo.

FACUNDO MULLER X TRES

-“Un clásico es un partido diferente y ganarlo nos pone muy contentos para lo que viene”.

-“Ganamos gracias a nuestra defensa porque bajamos 21 puntos a Atenas de su promedio por juego”.

-“No me gustó el segundo tiempo del equipo pero nos terminamos llevando el clásico por nuestra gran defensa en el último cuarto”.

NICOLÁS CASALÁNGUIDA X TRES

-“Estuvimos de nuevo muy ineficaces en nuestro juego ofensivo, algo que marcó el destino del partido para nosotros”.

-“Instituto jugó muy bien en defensa en el primer tiempo y supo mantener esa tendencia”.

-“Hoy, evidentemente, el partido nos dejó cosas claras para mejorar a futuro”.

Sumate al equipo y ayúdanos a seguir contando historias.

i.garciaiturriza@gmail.com

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com