Ayer hubo una marcha en Villa María y hoy habrá otra en Buenos Aires. El PJ reclama, a través del Senado, la reincorporación de los 101 despedidos.

La movilización ayer en la ciudad de Villa María.

La Legislatura de Córdoba pidió ayer a la senadores nacionales por Córdoba que lleven adelante el reclamo por la reincorporación de los 101 despedidos de las fábricas militares de Villa María y Río Tercero. También instó a que se conforme una mesa de diálogo que permita planificar la producción y el futuro de esta industria nacional. La iniciativa reunió a legisladores de los diferentes bloques.

VER Los “malos negocios” que perjudican las cuentas de la división química de la Fábrica Militar de Río Tercero.

Mientras que en el Senado, durante el debate por la autorización de los allanamientos de los domicilios de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el senador Carlos Caserio (PJ) pidió preferencia para tratar el proyecto que intima al Ejecutivo a reincorporar los despedidos.

Ayer, una marcha de unas dos mil personas, convocada por ATE y la CTA, con participación de gremios como AOITA, Luz y Fuerza, Sadop y SURRBAC, junto a legisladores de izquierda, recorrió el centro de Villa María y culminó con un acto donde hablaron algunos de los despedidos el viernes pasados.

Trabajadores de las fábricas militares ayer en la Legislatura de Córdoba.

En Villa María hubo 42 despidos y 59 en Río Tercero.  Es la segunda ola de cesantías, luego de los realizadas a fines de 2017 (220 en Azul, con el cierre de la planta de esa ciudad, 28 en Villa María y 25 en Río Tercero) e implican una prolongación del ajuste en el sector de producción para la Defensa.

Hoy, los trabajadores de los dos plantas de Fabricaciones Militares participarán de una protesta convocada en Buenos Aires contra los despidos y el ajuste en el complejo industrial.

Por su parte, el ministro Oscar Aguad justificó la medida diciendo que “en el caso de Fabricaciones Militares el déficit es de 1.600 millones de pesos por año y eso lo enfrentan todos los argentinos y las empresas. Nadie puede pensar que el país, después de 70 años de dilapidar recursos y corrupción sistemática, puede salir de la crisis sin sacrificios”.

LA IZQUIERDA CONTRA EL VACIAMIENTO

El legislador del FIT, Ezequiel Peressini, reclamó la reincorporación de los despedidos y aseguró que “el pacto con el FMI hace pegar un salto cualitativo al ajuste nacional, que se expresa en un ataque a la clase trabajadora. Sin embargo, el gobierno está pagando un alto costo por estas medidas, es algo que sucede desde la aprobación de la reforma jubilatoria en diciembre y se nota cada día una ruptura mayor. La magnitud de la movilización que se realizó hoy en Villa María, mostró que la ruptura se extiende”.

Los legisladores de izquierda, Ezequiel Peressini y Eduardo Salas, ayer en la Legislatura.

Peressini también rechazó el vaciamiento de las fábricas militares. “El gobierno de Macri y el Ministro de Defensa, Oscar Aguad viene aplicando un masivo vaciamiento y busca el cierre de las fábricas, que en todo el país garantizaron miles de puestos de trabajo y una pujante industria nacional. El vaciamiento de Fabricaciones Militares es el desmantelamiento de la estructura productiva del Estado en su máxima expresión, que con el nuevo acuerdo firmado con el FMI será llevado hasta las últimas consecuencias”. Por último “llamó a la CGT y la CTA a convocar a un paro por 36 horas y un plan de lucha nacional hasta derrotar el ajuste de Macri y Schiaretti”

LAS FÁBRICAS

RÍO TERCERO

Esta planta que fue volada en 1995 para ocultar el tráfico de armas a Croacia y Ecuador, es la más importante de las que sobrevivió. Llegó a tener más de 2 mil operarios antes de la presidencia de Carlos Menem y ahora trabajan 504. La planta química produce ácido nítrico al 98%, que es para uso militar y ácido sulfúrico y oleum. Mientras que la parte mecánica fabrica y repara vagones ferroviarios y puede fabricar y reparar cañones y producir proyectiles. Sin embargo, no hay contratos con el Estado, tanto en el sector de Defensa como con otras áreas. Sufrió entre diciembre de 2017 y agosto de 2018 un total de 84 despidos.

VILLA MARÍA

Tuvo alrededor de mil trabajadores hasta la crisis de 2001 y ahora tiene 370. Aquí se elaboran pólvoras (para proyectiles y fuegos artificiales), dinamita y cipolet, un explosivo para minería. En las dos tandas de cesantías perdieron el trabajo70 obreros.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL de 63 pesos. La SUSCRIPCIÓN se solicita a partir del sexto artículo (los primeros cinco se pueden leer gratuitamente) y te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.