Juan Schiaretti y el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, firmaron un convenio con el fin de desarrollar árboles para reforestar 150 mil hectáreas. El anuncio parece intentar compensar una posible reducción de la zona protegida por la Ley de Bosques.

Los gobernadores Schiaretti y Passalacqua, ayer en Misiones. (Foto: Prensa Gobierno de Córdoba).

La provincia de Córdoba, según los estudios del IPLAN, tiene una superficie de 16,4 millones de hectáreas, de las cuales 12,5 millones son las que corresponden a zonas productivas o que están fuera de la zona de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN) que reúne a entre 3,6 y 4 millones de hectáreas (un poco más del 22% del total) en sus diferentes tipologías de desarrollo (desde los matorrales a los bosques cerrados). Lo que resulte zona Roja de esa superficie deberá tener deforestación cero y ese es el punto en discusión, ya que algunos sitúan esa área en alrededor de 1 millón de hectáreas y otros en cerca de 3 millones. El nudo técnico es ese y como toda cuestión técnica requiere también licencia social, es que el gobierno provincial pone en juego un segundo elemento en la discusión: expandir la forestación a zonas fuera de lo que hoy se conoce como bosque nativo.

El convenio firmado en Misiones por Schiaretti y Passalaqua se produce justamente cuando aún no se ha tratado en la Legislatura la nueva Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, una idea que el oficialismo provincial se plantearía llevar a cabo en las próximas semanas para que no sea un drama que impacte en las elecciones de octubre.

La clave para lograrlo es alcanzar un mapa consensuado entre los diferentes actores sobre cuáles deben ser las áreas protegidas y cuáles no. La Ley nacional N° 26.331 promueve mecanismos participativos para lograr ese objetivo, pero aquí, a diferencia de otras provincias, tanto los productores agropecuarios, como los movimientos sociales proteccionistas tienen mayor capacidad de acción y el punto de acuerdo no es tan simple. Córdoba es una de las provincias donde la expansión de la frontera agropecuaria liquidó más hectáreas con bosques de todo el país. El gobierno nacional pidió un acuerdo técnico alrededor de la Ley para darle apoyo a la Ley.

De ahí, que el gobierno de Schiaretti intenta poner en la mesa de discusión, como moneda de cambio, la creación del Programa para el Desarrollo Forestal y Ambiental de Córdoba. La intervención de esta iniciativa estaría focalizada sobre el área de 12,5 millones de hectáreas hoy en producción o en regiones ajenas a la superficie de bosques nativos y su ecosistema. ¿Para qué serviría? Para reforestar en 10 años unas 150 mil hectáreas. Dicho de otro modo, el gobierno provincial trata de conseguir músculo político frente a la opinión pública, dado que el problema se encuentra en la magnitud de la región a proteger y allí, al aparecer este programa, es evidente, que puede haber costos políticos.

Schiaretti obtuvo para ese fin la colaboración de Misiones en materia de conservación y desarrollo de recursos fitogenéticos forestales, tanto nativos como exóticos. “El Gobierno tiene la decisión de llevar adelante esta iniciativa para sanear los suelos, tener buenas prácticas agropecuarias y evitar la erosión y las inundaciones que el cambio climático está produciendo”, explicó el mandatario cordobés. En ese sentido, agregó que “nuestro objetivo es sanear en 10 años alrededor de 150 mil hectáreas que significan 30 millones de árboles para plantar. En los próximos 30 días estaremos sancionando la ley que lo hace obligatorio y pone penalidades para aquellos productores que no lleven adelante la reforestación”.

Nuestro objetivo es sanear en 10 años alrededor de 150 mil hectáreas que significan 30 millones de árboles para plantar.

Aquí intervino también la empresa Biofábrica Misiones SA, entidad conformada mayoritariamente por el Gobierno de esa provincia junto con el INTA, que cuenta con 10 años de trayectoria en biotecnología vegetal.

Biofábrica Misiones colaborará con la transferencia de tecnología y con la entrega de un prototipo de laboratorio de biotecnología vegetal móvil. La firma tiene una vasta experiencia en el saneamiento de plantas, la propagación, multiplicación y cultivo de determinadas especies con características de interés agroindustrial o de conservación ambiental.

Al respecto, el mandatario cordobés destacó a la provincia mesopotámica como la “más avanzada en esta temática” y agradeció la disposición del Gobierno local. “Gracias a su conocimiento y trabajo mancomunado, hoy concretamos la transferencia de la tecnología y la compra de 3 millones de plantines, a un precio razonable, permitiéndonos dar el puntapié inicial a un programa estratégico para que Córdoba recupere miles y miles de hectáreas”.

Córdoba es una de las provincias donde la expansión de la frontera agropecuaria liquidó más hectáreas con bosques de todo el país.

Va en línea con el planteo del defensor oficial Mario Decara luego de la reunión con la Mesa de Enlace Agropecuaria en los encuentros de diálogo a los que convocó la Defensoría Oficial de la Provincial. Decara dijo que “está a favor de la defensa a ultranza del poco bosque nativo que queda, pero que deben pensarse políticas de incentivo para recría y reforestación”.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com