La empresa se comprometió a no enviar 80 telegramas de despido que había anunciado mientras negocia con la Asociación de Personal Aeronáutico (APA) la reincorporación de los 16 trabajadores que sí recibieron la cesantía.

Los delegados y la comisión directiva de APA la semana pasada, frente a la planta de FAdeA. Foto: Mariano Paiz.
Municipalidad de Río Cuarto-Parque Sarmiento

El día que los primeros cuatro aviones estadounidenses Beechcraft T-6C Texan II de un lote de 12 llegaron a Córdoba para sumarse a la Escuela de Aviación Militar, FAdeA y la Asociación de Personal Aeronáutico (APA) acordaron suspender la reestructuración de personal que implicaba un total de 96 despidos en una primera etapa y luego otros 54 hasta llegar a 150 operarios. De ellos se habían efectivizado 16, sobre cuya suerte sigue abierta la negociación entre las partes.

“Existe un mesa de diálogo, quedó parado el proceso y tenemos la palabra de parte del directorio de acelerar programas que estaban por venir para hacerle frente a la situación de los compañeros. Estamos pidiendo proyección y planes de inversión para darle sostenibilidad a las fuentes de trabajo. Mientras, seguimos en estado de alerta y en asamblea permanente”, aseguró Luis Ortega de APA a ENREDACCIÓN.

Anoche, en un comunicado de prensa, el gremio señaló que “sigue abierta la mesa de diálogo, con el tratamiento de dos temas centrales: la reincorporación de los compañeros que fueron despedidos, y que los trabajadores conozcamos cuales son las perspectivas de trabajo que planifica la empresa, donde se resguarde la fuente de trabajo”. Agregan que “hemos emplazado a la empresa para una nueva reunión de la mesa de diálogo, donde a la brevedad, esperamos una solución definitoria de los temas planteados”. Finalmente agradecieron “todas las muestras de solidaridad y el compromiso de las centrales obreras, de sindicatos hermanos y demás organizaciones sociales y políticas comprometidas en la defensa de nuestra fuente de trabajo y de la industria nacional para la defensa”.

Según una fuente del Ministerio de Defensa consultada por este medio, los programas en cuestión son los aprobados el pasado 10 de agosto, para que la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” S.A. (FAdeA) prestara servicios integrales de mantenimiento a aeronaves de la Fuerza Aérea hasta diciembre de 2018. El monto del contrato es de 1.587 millones de pesos. El acuerdo incluye la “prestación de servicios aeronáuticos, comprendiendo programas de ingeniería, mantenimiento, reparación, recorrida general (overhaul), fabricación de partes, apoyo al usuario, re-certificación, habilitación de nuevas capacidades, servicios de apoyo logístico, servicios aeronáuticos y servicios generales”.

El anuncio en aquel momento salió con rapidez, apurado por el pase de Oscar Aguad como nuevo titular de Defensa y la cercanía de las Primarias Obligatorias (PASO) del domingo 13 de agosto. La resolución correspondiente, a casi dos meses de su aprobación, parece -en cambio- viajar a bordo de una tortuga.

En el medio, FAdeA vendió dos aviones aeroaplicadores PA25-Puelche a Colombia, por un monto de 500 mil dólares, convirtiéndose en la primera exportación civil de una empresa que siempre había trabajado para la industria militar de la defensa.

Para el presidente de la fábrica, Ercole Felippa, esa operación “es un claro ejemplo de la visión dual que hoy posee FAdeA, donde se pone énfasis en satisfacer las necesidades aeronáuticas del país, pero también en el desarrollo de negocios con terceros que generen ingresos genuinos.”

“El verdadero valor de esta operación no es la magnitud del ingreso que genera, sino el hecho de concretar una exportación de aviones en una empresa que hacía décadas que no lo realizaba”, añadió Felippa.

Para la adquisición de estas aeronaves a nivel nacional existen líneas crediticias vigentes con el Banco de Córdoba y el Banco Nación que incentivan el mercado interno. Sin embargo, aún no se han concretado pedidos.

FAdeA fue fundada en 1927 e inició su historia desarrollando aeronaves bajo licencias europeas hasta 1931, cuando diseñó y construyó el primer avión nacional. En 1944, en la gestión del mayor ingeniero Juan Ignacio San Martín, la empresa produjo un salto que le permitió emplear a más de 9.000 personas en el complejo industrial I.A.M.E. (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado), donde se construían aviones, motores, hélices y accesorios, además de vehículos utilitarios, automóviles, tractores y motocicletas.

El año pasado, FAdeA perdió a 400 de sus operarios vía jubilaciones anticipadas y retiros voluntarios, quedando con una planta de 1050 trabajadores.

QUÉ HACE AHORA

-FAdeA tiene activo un sólo programa relacionado con su rol de industria para la Defensa, que es el de modernización y mantenimiento de los Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina. La relevancia de esta actividad radica en que FAdeA quedaría certificada como una compañía regional con capacidad para desarrollar estas tareas y con experiencia para ofrecer sus servicios en el mercado sudamericano de aeronaves de este tipo.

-El otro contrato que desarrolla es el de la producción de chalecos antibalas y vallas de contención.

EL ANUNCIO

Ayer, poco antes de la presentación de los aviones Texan II, representantes de la Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín (FAdeA) firmaron un acuerdo Airbus -el fabricante europeo de aviones, quien estuvo representado por Christophe Roux, Vicepresidente de Airbus Defence and Space para Latinoamérica- para el mantenimiento de la flota de aeronaves Airbus C212 del Ejército y de la Prefectura Naval. “El acuerdo -dice la información de prensa- busca revalorizar la experiencia de la industria aeronáutica nacional, aprovechando las capacidades del principal fabricante aeroespacial mundial. (…) Mediante este convenio, FAdeA y Airbus sientan las bases para una colaboración industrial a largo plazo”, concluye el comunicado.

El titular de FAdeA, Ercole Felippa, declaró que “estamos muy satisfechos con la firma de este acuerdo, hemos establecido los cimientos para una extensa cooperación, así como puesto sobre relieve el fuerte compromiso de Airbus con la industria aeronáutica argentina”, comentó tras la firma.

ENTRE SIGNOS DE INTERROGACIÓN

-El desarrollo del IA100 y el IA74. El primero es una versión para entrenamiento militar básico y el segundo, con un motor de menor potencia, permite el entrenamiento básico de pilotos civiles en aeroclubes. El IA100 es muy similar a los Texan II que llegaron ayer a nuestra provincia.

-La producción del IA63-Pampa III, modernizado fundamentalmente en su aviónica y armamento, con el objetivo de reemplazar a todas las unidades del IA63 existentes y en servicio en la Fuerza Aérea, está detenida. De acuerdo a información del Ministerio de Defensa, no habría fecha cierta de activación de este programa.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com