Ahora Leyendo
Cumbre anti-K: Schiaretti y Lavagna tienen la foto y pocas resoluciones concretas

Miércoles 28 de Octubre de 2020

Cumbre anti-K: Schiaretti y Lavagna tienen la foto y pocas resoluciones concretas

El abrazo. Juan Schiaretti y Roberto Lavagna se reunieron en Córdoba.

En la era de las redes sociales, Juan Schiaretti y Roberto Lavagna, no subieron nada a ellas. Ni una foto que diera cuenta de una cumbre importante para el espacio político del peronismo anti-kirchnerista y del progresismo asociado. Lo significativo, a la vieja usanza, fue que se reunieran, que conversaran y que difundieran una foto con la distendida charla en el despacho del gobernador cordobés en el centro cívico provincial.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Enredacción Socios
Manula

Lavagna, en cambio, brindo una conferencia en el almuerzo mensual de la Fundación Mediterránea, en el hotel Quorum, que fue transmitida en directo por streaming de YouTube por Infobae, Cadena3 y otros medios. Hubo un esfuerzo de visibilización superior al que el  think thank cordobés brindó al presidente Maurico Macri cuando estuvo allí y tuvo la intención de darle un estatus de candidato presidencial con aires de favorito o "preferido". Un despliegue poco habitual, que indica un ejercicio de instalación pública, como "alternativa posible" con destino a las elecciones presidenciales de este año.

De impecable traje azul, abundó en intervenciones económicas con críticas tanto a Cristina Fernández de Kirchner como a Mauricio Macri. “Durante los cuatro años de Macri, hubo tres años de caída del producto y uno de suba. Los ingresos per cápita cayeron 5 por ciento. El país lleva 8 años de caída de ingresos promedio de la población. (...) No hay razón para sorprenderse de cómo evolucionan las variables sociales. No es sorpresa que no se cree empleo y tampoco de que no vengan las inversiones. Porque la inversión viene si hay demanda", aseguró.

Y para dejar claro que tuvo un papel protagónico para salir de la crisis de 2001/2002, afirmó que aquel momento fue más crítico que el actual: "la producción había caído casi 22% y ahora lo hizo un 5%". Los números son fríos. Lavagna disparó números para quien quiera oír.

Lavagna y Schiaretti conversaron distendidamente en el centro cívico cordobés.

Schiaretti se plantó en el escenario como un peso pesado, que gobierna el distrito más importante de este tercer bloque político, alternativo al no peronista que conduce Mauricio Macri en compañía de la UCR; y al peronista que encabeza Cristina Fernández de Kirchner junto con el peronismo más clásico y un puñado de fuerzas políticas de centro-izquierda e izquierda.

Schiaretti "considera que sin peronismo no hay viabilidad política para ninguna fuerza que intente llegar al poder. Incluso, cree que estará en condiciones de ser él mismo candidato presidencial o, como mínimo, gran elector. No descarta nada".

Los que han visitado y conversado con el mandatario cordobés en las últimas semanas le han escuchado algunas definiciones claras sobre el papel que piensa desempeñar en esta construcción. "El Gringo asegura que primero hay que ganar en Córdoba el 12 de mayo, que no importa la división de Cambiemos. Se trata de una elección y como tal, hay que transitarla". El razonamiento es simple: si triunfa, no hay otro referente peronista equivalente. "Considera que sin peronismo no hay viabilidad política para ninguna fuerza que intente llegar al poder. Incluso, cree que estará en condiciones de ser él mismo candidato presidencial o, como mínimo, gran elector. No descarta nada" relató una alta fuente a ENREDACCIÓN. "Por eso, ahora no quiere ninguna definición y sólo va a decir que todos los que quieran ser, deben pasar por las PASO", continúa. Schiaretti ya armó la base política del nuevo espacio en Córdoba: peronistas no kirchneristas; socialistas, partido GEN, vecinalistas, radicales disconformes y ex kirchneristas, entre otros. Ahora, espera poder repetir el mismo esquema en el país y sumar a radicales que no sean contenidos por Cambiemos a nivel nacional, como Ricardo Alfonsín o incluso, Martín Lousteau.

Dentro del espacio de Alternativa Federal, hay dos candidatos lanzados: el bonaerense, Sergio Massa, y el salteño, Juan Manuel Urtubey. El senador rionegrino, Miguel Ángel Pichetto, ya adelantó que está dispuesto a acompañar a Roberto Lavagna como candidato a vicepresidente. Lo mismo afirmó ayer el gobernador sanjuanino, Sergio Uñac.

"Mira Roberto nosotros acordamos que esto es con primarias y lista única de diputados en las provincias donde tenemos gobernadores", le dijo Schiaretti al ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, cuando entraron en tema.

"Mira Roberto nosotros acordamos que esto es con primarias y lista única de diputados en las provincias donde tenemos gobernadores", le dijo Schiaretti al ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, cuando entraron en tema.

El gobernador Juan Schiaretti.

"Esta es la regla de construcción que acordamos, si te interesa participar es con estas reglas", agregó el gobernador.

Lavagna dijo en la conferencia de prensa post-conferencia en la Mediterránea que “mi tarea es trabajar por los consensos. La lógica en todos los espacios políticos es definir primero los consensos y luego están las elecciones. Lo natural, es que primero haya consensos".

Con la cumbre en el Panal, la candidatura de Lavagna entra en zona de definiciones dado que parece difícil que pueda superar las condiciones que le puso Schiaretti.

Por ahora, lo más relevante es que se reunieron, que dieron la señal del encuentro, y que tiene disposición a recorrer camino juntos, pero no sellaron ningún acuerdo. Que se hayan reunido, implica que Schiaretti ya no tiene los recelos de otros tiempos, en los que consideraba a Lavagna un hombre con cercanía a Paolo Rocca y el Grupo Techint, un grupo empresario con el que se enfrentó por la provisión de los caños para las gasoductos troncales.

Quién actuó como "celestino" del conclave fue el rionegrino Pichetto. El titular del bloque peronista del Senado interpreta que Lavagna es el único candidato que puede alterar el tablero electoral. La misma tesitura sostiene el ex presidente Eduardo Duhalde.

Tanto Schiaretti como Lavagna coinciden en que el espacio debe ser una suma de peronismo, progresismo, sectores de la UCR y partidos provinciales y que el próximo gobierno debe ser de "unidad nacional". Desde ese pensamiento y las debilidades mutuas, es que van a caminar juntos hasta resolver el dilema de la definición de las candidaturas. Sin acuerdos de acción conjunta, por el momento, con esos mínimos puntos de contacto, les es suficiente. Piensan que la realidad hará el resto.

--

Ver también

[email protected]

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: [email protected]

Lectores: [email protected]

Equipo de Investigación: [email protected]

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.

--

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción