Conéctate con nosotros

Hola que estas buscando

La Foto

[Crimen de Nora Dalmasso, Día 1] Macarrón le disparó al fiscal en un juicio que puede tener esquirlas políticas y económicas

Marcelo Macarrón y su hija Valentina, ingresan a los tribunales de Río Cuarto. (Foto: Laura Lescano / Télam).

El viudo de Nora Dalmasso (51), Marcelo Macarrón, ingresó a los tribunales de Río Cuarto por la puerta principal, junto con sus dos hijos, Facundo y Valentina, y apenas pudo, le disparó al fiscal: “(Luis) Pizarro es un mamarracho como fiscal… Se hizo todo mal”. Después, pidió que se haga justicia, y su hija apuró la entrada pidiendo a los periodistas: “Dejen en paz a mi padre”.

La primera partida de este complejo juicio contra el médico traumatólogo se jugó afuera de la sala de audiencias. El hombre, acusado de mandar a matar a quien fuera su esposa, eligió mostrarse como víctima y no como victimario.

VER OTROS ARTÍCULOS SOBRE EL CRIMEN DE NORA DALMASSO.

Cuidar Vidas

Facundo afirmó en el mismo rumbo que su padre: “Vinimos con mi hermana a acompañar a papá en este duro momento que afrontamos como familia. Vamos a declarar como testigos y confiamos en que habrá una sentencia justa, que contemple la inocencia de mi padre en un proceso lleno de irregularidades”.

Agregó con precisión quirúrgica: “Llevamos más de 15 años sin saber quién es el asesino, que anda suelto”.

Marcelo Brito es un abogado top de Córdoba y es el jefe de la defensa legal de Macarrón. Con él están sentados Cristian Ayán y María Ángeles Mussolini. Vinculado al fallecido gobernador José Manuel De la Sota, fue fiscal General de la Provincia en el primer período de gobierno del PJ en la provincia. Brito posee varias capacidades: Una fina habilidad y conocimiento jurídico en derecho penal; y también el “expertise” de disputar las causas judiciales en el territorio de los medios y las habitaciones del poder de turno.

EPEC

Durante este lunes fue leída, durante varias horas, la acusación de 192 páginas contra Macarrón.

Como único querellante de la causa se encuentra el fiscal Luis Pizarro. La familia de Nora desistió de continuar con la querella particular.

El tribunal del juicio está integrado por los camaristas Natacha García, Daniel Vaudagna y Gustavo Echenique Esteve junto a un jurado popular de 8 miembros (cuatro mujeres y cuatro varones).

Se espera que se desarrollen tres audiencias semanales y que estas se extiendan al menos durante tres meses. Darán su testimonio, si no se produce algún acuerdo entre las partes que reduzca el número, unos 300 testigos.

Río Cuarto

Se trata de un caso que tiene muchos puntos oscuros por las llamativas inconsistencias de la investigación oficial y 15 años a cuestas. Será difícil acceder a la verdad de lo ocurrido después de tanto tiempo.

Nora fue asesinada entre las 3.23 y las 9 de la mañana del sábado 25 de noviembre de 2006. Así surge de la autopsia. El último mensaje de texto a su amante, el contador Guillermo Albarracín, fue enviado a las 3.23 y decía: “Ángel, lo leí a las 3.AM. Estaba en Alvear Restó con parte del grupo (de amigas). Quedó este celular en el auto”. En algún momento de las cinco horas y media siguientes, la estrangularon en la habitación de su hija, en el primer piso de la casa familiar, en el exclusivo barrio Villa Golf.

Macarrón estaba jugando junto con Albarracín y otros amigos, entre los que se encontraban Guillermo Lacasse –ex subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico en el gobierno de Carlos Saúl Menem- y el actual ministro de Seguridad de la Provincia, Alfonso Mosquera, un torneo de Golf en Punta del Este.

Como no respondía el teléfono, a pedido de familiares, un vecino entró a la casa de Villa Golf y la encontró con el cinto de su bata anudado alrededor del cuello, desnuda, sobre la cama, el domingo 26 de noviembre. A partir de su hallazgo, la escena del crimen fue contaminada por un gran número de personas que ingresaron a la vivienda y al dormitorio. Hasta el cura y confesor de Nora, Jorge Felizzia, subió a darle el responso final al lugar donde la hallaron. No es todo: Antes de que el religioso llegara, un policía cubrió el cuerpo de la mujer con la sábana con la que estaba semitapada, para que el sacerdote no la viera desnuda.

Luego pasarían por la causa cinco fiscales. El último, Pizarro, la elevó a juicio en 2019, poco tiempo antes de que prescribiera.

Para Pizarro, Macarrón fue el autor intelectual del crimen, contrató a uno o más sicarios y buscó que la escena estuviera sexualizada. Cree que, incluso, le entregó un juego de llaves de su casa para que pudiera actuar sin dificultades, sobre todo, teniendo en cuenta que la mujer estaba sola. A su vez, quedó a más de 1.300 kilómetros del sitio del asesinato, viajando a Punta del Este aquel fin de semana.

Dice textualmente: “(…) Macarrón con personas aún no identificadas planificó dar muerte a su esposa Nora Dalmasso, por desavenencias matrimoniales y con la intención por parte de su/s adlater/es de obtener una ventaja, probablemente política y/o económica”.

El móvil, en este esquema, habría sido el de evitar dividir los bienes en un eventual divorcio producto de los problemas conyugales que atravesaban. Si bien Macarrón es el acusado, el fiscal considera también que podrían haber existido otro u otros partícipes de la planificación. Menciona dos líneas posibles del interés de esos potenciales “socios” de Macarrón, que no aparecen en el escrito con nombre y apellido: La pista política y/o la económica.

Otro dato sustancial, es que no figura en la elevación a juicio el nombre del o los asesinos materiales ni cómo fue o fueron contratados por Macarrón, una situación que por cierto vuelve endeble a la acusación.

Pese a ello, el fiscal considera que las respuestas están en las poco más de 7 mil fojas de la investigación y en algunos de los testigos que testimoniarán en el juicio.

A su vez, que Brito haya decidido salir a “pelear” la opinión pública descalificando la labor de Pizarro y levantando la imagen de Macarrón, para que escape de la incómoda posición de supuesto victimario, puede parecer obvio, pero también puede ser una primera pista: Es probable que el fiscal tenga una o varias cartas para poner en la mesa del juicio en línea con su acusación. Por lo tanto, para que pierdan valor, es que el médico traumatólogo lo habría puesto en cuestión en la primera jornada del juicio.

VER OTROS ARTÍCULOS SOBRE EL CRIMEN DE NORA DALMASSO.

>> MANIFESTACIÓN DE APOYO A MACARRÓN

Facundo (33) y su hermana Valentina encabezaron esta tarde una manifestación en apoyo a su padre Marcelo Macarrón, quien comenzó a ser juzgado este lunes como instigador del crimen de su esposa Nora Dalmasso (51), y denunciaron que nunca se investigó una pista que vinculaba a “un empresario que era amigo de la familia” como el homicida de su madre.

“Hemos aportado un montón de pruebas sobre el sospechoso del crimen y nunca se investigó”, manifestó a Télam Valentina, quien dijo que el acusado era “un empresario que era amigo de la familia”.

La manifestación se realizó frente al edificio de tribunales de Río Cuarto mientras se realizaba la primera audiencia del juicio por jurados que tiene a su padre como único acusado.

Acompañados por otros familiares, amigos y compañeros de trabajo de Macarrón, los hijos del acusado expresaron que su padre es “inocente”.

>> LIMITACIONES AL TRABAJO PERIODÍSTICO

Haga clic para comentar

Comentario:

SIRELYF
Clima en tu ciudad
Columnistas

Te puede interesar

Noticias

La Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) aceptó este jueves la conciliación obligatoria dispuesta por la Secretaría de Trabajo de la...

Noticias

Este sábado 20 de julio, a partir de las 10:00, se desarrollará un Encuentro Provincial de Tribunos de Cuentas, en el Club Unión Unquillo,...

Cultura

La Feria Infantil del Libro comenzó el pasado viernes 5 de julio y se extenderá hasta el domingo 21. Se lleva a cabo en...

Cultura

En la Casa de Córdoba de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se presentó el XVII Festival Pensar con Humor. El evento tendrá lugar...