El oficial Hugo Cánovas Badra fue condenado a 12 años y ocho meses de prisión por el asesinato del niño David Moreno durante la represión del 20 de diciembre de 2001. El tribunal consideró que el policía utilizó cartuchos de plomo.

Luis Moreno abraza a Rosa Martínez durante la espera de la sentencia por el crimen de su hijo, David Moreno, ocurrida en 2001. Foto Sebastián Salguero.

Como si 15 años y siete meses no fuera tiempo suficiente de espera para la familia de David Moreno, el chico de 13 años acribillado por la Policía durante la represión del 20 de diciembre de 2001 que le costó el cargo al presidente Fernando de La Rua, ayer la Cámara 1° del Crimen estiró hasta el cansancio la lectura del veredicto contra el único policía acusado.

Recién a las 19, con la noche ya entrada, el tribunal presidido por Susana Beatriz Cordi Moreno, y los  vocales, Eduardo Valdés y Mario Capdevila, salió a la sala de audiencias dónde imputados y querellantes aguardaban sentados desde hacía más de tres horas. Finalmente, el oficial Hugo Cánovas Badra fue hallado culpable del delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y condenado a 12 años y 8 meses de cárcel. Pese a la condena, Cánovas seguirá en libertad hasta tanto la sentencia quede firme. El policía estuvo tres años detenido con prisión preventiva y hasta que el juicio comenzó, en abril, siguió prestando servicios. La fiscal María Dolores Romero Díaz había pedido 16 años.

Para el tribunal, ese día Cánovas fue uno de los uniformados que cargó su escopeta con cartuchos Propósitos Generales (PG) con postas de plomo, para reprimir a la multitud que se había agolpado frente a un supermercado, en barrio 9 de julio.

“Este muchacho no reprimió por ser un loquito, sino que reprimió porque tuvo órdenes”. Eduardo Cánovas Badra, padre de Hugo.

Las paredes de tribunales empapeladas con el reclamo de justicia. Foto Sebastián Salguero.

Al medio día, cuando tuvo que dar sus últimas palabras, Canovas Badra negó haber usado cartuchos con plomo: “El día del hecho yo salí de mi base sin cartuchos (PG). En el chaleco táctico se ve que no hay aditamentos de canana”, dijo nervioso, dirigiéndose a los jueces que debían pasar a deliberar. “Sé que la sentencia será conforme a la colección de pruebas; es todo lo que tengo para decir”, agregó.

Luego los jueces pasaron a deliberar y convocaron a las partes para las 15 horas. Afuera, una multitud esperaba desde temprano la resolución de unos de los crímenes más impunes de siglo. Con el pasar de las horas, la impaciencia y el desgaste se hicieron notar, aunque la calle nunca dejó de ser ocupada por los ciudadanos, que tomaron el caso como un símbolo de la violencia estatal. Durante toda la tarde, pasaron madres y amigos de chicos que murieron víctimas del gatillo fácil, en los últimos años.

“Siento que cumplimos con nuestro hijo. No pensé que íbamos a llegar a esto”. Rosa Martínez, mamá de David.

RESARCIMIENTO

Por otra parte, el condenado y la Provincia, deberán pagar un resarcimiento de 900 mil pesos a los padres de la víctima, Luis Moreno y Rosa Martínez. También será compensado económicamente uno de los heridos por el mismo cartucho que mató a David Moreno, Juan Marcelo Fregenal, quien recibirá 12.500 pesos. Otras dos postas de plomo hirieron a una mujer, Luciana Parra, pero ella no reclamó.

Los manifestantes esperan la sentencia del juicio frente al ingreso a Tribunales II, en Córdoba. Foto Sebastián Salguero.

La fiscal de Cámara María Dolores Romero Díaz mostró su satisfacción con la condena, por el monto de la pena y por haber llegado a sentencia luego de 16 años de aquel episodio, tras meses de audiencias durante la primera mitad del año.

Pese a la condena de prisión, Cánovas seguirá en libertad hasta tanto la sentencia quede firme. El policía estuvo tres años detenido, con prisión preventiva. Mientras que también fue condenada por falso testimonio a dos años de prisión en suspenso la policía Daniela Adán. Su compañera Laura Freire, que no había recibido acusación, resultó absuelta.

waldo.cebrero@enredacción.com.ar

@Cebrerowaldo

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com