Como Rodrigo, Héctor Baldassi y el presidente Mauricio Macri deberían dedicarle una canción a Córdoba Capital. Los cordobeses capitalinos aportaron 4 de cada 10 votos de Cambiemos. Un fenómeno.

Macri, Aguad y Baldassi durante un timbreo en la ciudad de Córdoba. Foto: Prensa PRO.
Luminarias Río Cuarto

Córdoba es la ciudad de Cambiemos. O la ciudad que se enamoró de Mauricio Macri. Aquí, cosechó el domingo 335.746 votos, el 39,46 por ciento de los que consiguió en toda la provincia. A su vez, más que duplicó a Unión por Córdoba (UPC). De hecho, podría haber empatado en todo el resto de Córdoba y aún así, ganar por 178.000 votos, que es la diferencia que obtuvo en la principal urbe provincial, donde viven 1,5 millones de cordobeses.

Ni Luis Juez en su apogeo, en 2007, cuando perdió la gobernación, en el contexto de un posible fraude, frente al actual gobernador Juan Schiaretti de Unión por Córdoba, llegó a sumar semejante cantidad de voluntades. Hace 10 años lo apoyaron 300.085 cordobeses.

Esta vez, empujado por el aura de hijo dilecto de la ciudad, Macri convirtió a Cambiemos en el hit de la elección. La ciudad tiene uno de los índices de pobreza más elevados del país -el 40%-, sin embargo, pese a ello, fue determinante en el total de votos del oficialismo nacional. Una paradoja: La mayoría de los argentinos cree que en economía es donde peor se ha desempeñado el presidente, pero aún así, en una ciudad que sufre las consecuencias, arrasó.

También, la capital del cuarteto, le dio la espalda al peronismo, que hizo una pésima elección, obteniendo apenas 157.632 votos, el 21,63%. Nunca la capital cordobesa y el PJ se llevaron demasiado bien, pero con una performance así se le complica enormemente vencer en 2019. Quizá el 2007 vuelva a corporizarse como escenografía, sería una reedición del duelo  capital versus resto de Córdoba. Falta mucho, pero estas PASO mostraron un posible adelanto.

Ni Ramón Mestre (hijo) se acerca tampoco a esta valla. En su mejor momento, en 2011, sumó casi 100 mil votos menos que Héctor Baldassi-Mauricio Macri, esto es 237 mil sufragios. En 2015, fue electo con 234 mil votos.

Por lo tanto, se puede decir que no es la economía; no es la gestión; no es Mestre. Es Macri.

La ciudad de Córdoba representó el 38,14% de los votantes del domingo. Cambiemos consiguió aquí el 39,46% del total de sus adhesiones, esto es 1,32% por encima de la media. Pero fue aquí donde la diferencia se hizo definitoria, porque representa el 58,48% de los 304.581 sufragios con los que se despegó de UPC.

Mientras que el PJ demostró que en el resto de la provincia cuenta con mayores apoyos, ya que sumó 32,86% contra el 21,63% de la capital. Cambiemos, en cambio, reunió en el interior 2,5 puntos menos que en la ciudad: 43,55% contra 46.06%. Fue una elección sólida en general, pero sobresaliente en Córdoba capital.

Sin duda, el parrillero Luis Almada es el prototipo del voto cordobés que se encolumnó con el presidente y el que lo llevó a este triunfo fuera de serie.

Luis Almada, el parrillero que trabaja en un centro de ayuda para personas en situación de calle.

VER Un día perfecto: La historia del parrillero Luis Almada, el presidente Macri y el ex árbitro Baldassi.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com