En promedio un ciudadano cordobés consume 400 litros por día. En otras ciudades argentinas la cifra llega a los 600.

Una imagen de la planta potabilizadora Sur de Aguas Cordobesas. Foto: Mariano Paiz.
Luminarias Río Cuarto

Cocinar, comer, bañarse, limpiar, regar son algunas de las necesidades diarias de consumo doméstico de agua. A ellas se pueden sumar lavar ropa, el auto, llenar piletas, lavar frutas y verduras, más fugas en la red. Si contamos todos los litros que suministra la empresa Agua Cordobesas a diario y los dividimos por 1.500.000 de personas que reciben el servicio, el resultado da como promedio 400 litros por persona y por día.

“Para una región semiárida es una brutalidad”, explicó Guillermo Fontana, jefe de producción de Aguas Cordobesas. “El consumo promedio que aparece en los libros es de 250 litros, y sigue siendo mucho”, añadió.

¿Malos hábitos? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 50 y 100 litros de agua por persona por día son necesarios para garantizar las necesidades básicas y preservar la salud. El mapa de consumo de agua potable en algunas ciudades como Salta, Neuquén, San Fernando del Valle de Catamarca, San Juan, Santa Rosa (La Pampa), Ciudad de Buenos Aires y Rosario superan los 500 litros diarios por habitante. Es decir, supera a la de Córdoba.

“En Europa hay mucha reutilización interna: por ejemplo al agua del lavarropas no la tiran, el agua de los lavatorios se guarda para el inodoro y no se usa agua potable para regar, que es una de las actividades que más incide en el aumento del consumo”, explica Fontana.

Por otra parte, el especialista indicó que cuando llueve la demanda se reduce un 25 por ciento, y que en invierno los valores son más bajos respecto del verano. “En general el problema más grande que se presenta en los meses de verano es cuando hay cuatro días de calor seguidos, más que uno de 40 grados”.

También recordó que en el 2009, cuando hubo una gran sequía y el nivel de los lagos bajó casi al mínimo de emergencia, se hizo una campaña fuerte de concientización y el consumo bajó mucho. “O sea que si se quiere se puede disminuir el consumo. Nosotros vendemos agua pero queremos que se tome poco o que se tome lo justo”, comentó Fontana.

El mapa revela las zonas de cobertura de cada una de las plantas potabilizadoras de Córdoba. Foto: Mariano Paiz.

La empresa que tiene a su cargo el servicio de distribución de agua apta para el consumo humano tiene dos plantas potabilizadoras en la ciudad. Una, la planta Suquía, que se abastece del lago San Roque, suministra el líquido al Norte de Córdoba, y abastece casi un 70 por ciento de la población. La otra, está en la zona Sur y toma agua del lago Los Molinos para abarcar al 30 por ciento restante de los cordobeses. En ambas hay reservas de agua potable por 40.000 metros cúbicos, lo que equivale al consumo de 100.000 personas en un día.

Las plantas trabajan todo el día,durante los 365 días al año. En casos extremos se produce un cierre de las compuertas para evitar el ingreso de agua con mayor turbiedad de la que están en condiciones de procesar. El caso más reciente fue el 29 de marzo cuando se produjo el desborde de la planta de residuos peligrosos Taym y, según los voceros de la empresa, lograron frenar el ingreso del agua turbia que recorrió el canal Los Molinos hasta la toma de agua a metros de la planta. En un comunicado, la empresa explicó que se “se restringió el ingreso de agua cruda hasta tanto se normalicen los parámetros de calidad establecidos”. Todavía no hay imputados en la causa que se elevó a la Justicia por el anegamiento de dicha planta de residuos contaminantes.

Enzo Bonfanti es el jefe del Departamento de Control de Calidad y contó a ENREDACCIÓN cómo trabajan en el laboratorio de Aguas Cordobesas. Además del análisis químico, también realizan controles de olor y sabor que permiten anticipar si el agua está en buenas condiciones.

¿Cómo controlan la calidad del agua que tomamos?, le preguntó ENREDACCIÓN a Bonfanti.

En cada una de las plantas hay un laboratorio que realiza ensayos y controles de calidad para determinar los parámetros físicos y químicos durante el proceso de potabilización. Además hay un laboratorio central, ubicado en la planta Suquía, que es más específico y extrae muestras de agua del embalse, de los lagos, de las plantas y de la red.

Los expertos insisten en que “tomar agua con gusto a cloro nos tiene que dar seguridad”. Contractualmente, para optimizar el proceso de distribución de agua potable, tiene que poseer cloro desde la boca de salida hasta la última casa donde ingrese.

Lo mismo sucede con el PH que se regula desde que el agua ingresa a la planta. Más de siete es el valor que posee el agua que llega a nuestras casas, “casi como una Seven up mientras que el de la Coca Cola es 5”, dijeron.

EXTREMOS

El consumo promedio diario de agua potable en Argentina y en el mundo varía de acuerdo a la disponibilidad y/o escasez del recurso en algunos lugares, y por un aprovechamiento efectivo en otras regiones:

Salta: 600 litros.

Rosario: 550 litros.

Buenos Aires: 540 litros.

Córdoba: 400 litros.

Canadá: 342 litros.

Barcelona: 180 litros.

Israel: 100 litros.

Sudán: 1 litro.

 ¿Cómo ahorrar agua en casa?

-Lavar los platos y dejar correr el agua sólo para enjuagar.

-Utilizar un recipiente para lavar las frutas y verduras sin dejar el agua correr.

-Realizar baños cortos.

-Cerrar la canilla durante el cepillado de los dientes.

-Colocar los modelos de inodoro que reducen el volumen de descarga sanitaria.

magdalena.bagliardelli@enredaccion.com.ar

@chilibag

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com