Así lo asegura un trabajo del Observatorio de Finanzas Públicas Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (CIPPES).

Córdoba tiene mayor presión impositiva que Santa Fe y Buenos Aires.

La presión fiscal hace referencia al peso que representa para el sector privado el financiamiento del Estado a través del pago de impuestos. Este “peso” puede resumirse en dos impactos: mayor costo de producción para empresas, y para las familias mayor porción de los ingresos destinado al pago de impuestos. El mayor costo de producción para las empresas se traduce en menores márgenes de rentabilidad o mayores precios de los bienes o servicios que produzcan, explica el Observatorio de Finanzas Públicas Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (CIPPES).

El trabajo señala que “en los últimos años, en Argentina, el nivel de presión fiscal se elevó al punto de constituir una preocupación en la actualidad. En este contexto el aumento en la presión fiscal no ha sido igual en todas las provincias, generándose brechas de competitividad”.

Precisa que según el último dato disponible, correspondiente al año 2016, “la presión fiscal de la Provincia de Santa Fe fue 5,5% del PBG, mientras en la Provincia de Buenos Aires alcanzó el 8,4% del PBG y en la Provincia de Córdoba fue 9,4%. De acuerdo con este indicador, la presión fiscal de Santa Fe es un 34% más baja que la de Buenos Aires y un 41% más baja que la de Córdoba”.

Es decir, mientras las provincias de Córdoba y Buenos Aires recaudan $9,4 y $8,4 respectivamente por cada $100 que se producen dentro de sus respectivas economías, la Provincia de Santa Fe recauda tan sólo $5,5 por cada $100 que se producen en la provincia.

A su vez, la recaudación real per cápita, encuentra que Santa Fe también es la Provincia con menor presión fiscal: recaudó durante 2016 $9.555 por habitante, un 13% menos que Córdoba (donde se recaudó $10.942 per cápita) y similar a Buenos Aires (donde se recaudó $9.750, un 2% más).

Un dato clave que muestra el estudio, es que Córdoba y Santa Fe partieron de niveles similares de presión impositiva. “En el año 2005, la presión fiscal de Santa Fe fue 4% del PBG, y se mantuvo en valores similares hasta el año 2011, cuando fue del 4,2%. A partir de entonces la presión fiscal se incrementó hasta alcanzar el 5,5% del PBG en 2016. Es decir, en la última década la presión fiscal en la Provincia de Santa Fe se incrementó un 38% (1,5 puntos porcentuales (del 4% al 5,5% del PBG)”.

En igual período, en la Provincia de Córdoba la presión fiscal se elevó desde el 4,3% del PBG en 2005 al 9,4% en 2016, esto es un incremento del 119%, lo cual implica que en Córdoba la presión fiscal en la última década más que se duplicó.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL de 63 pesos. La SUSCRIPCIÓN se solicita a partir del sexto artículo (los primeros cinco se pueden leer gratuitamente) y te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.