Ahora Leyendo
Consejo de la Magistratura: las razones de la unidad "temática" del peronismo

Consejo de la Magistratura: las razones de la unidad "temática" del peronismo

El gobernador Juan Schiaretti y el presidente Mauricio Macri. Esta vez, por el Consejo de la Magistratura, no hubo acuerdo.

El poder se desenvuelve a la luz del día y también en la oscuridad de la noche. El acuerdo de las diferentes vertientes del peronismo, que se traduce hoy en la jura de cuatro consejeros opositores en representación de las mayorías de Senadores y Diputados, busca equilibrar lo que consideran la acción parcial del gobierno sobre la Justicia. El oficialismo, a partir de su mayoría en el órgano que controla al sistema judicial federal, ha puesto contra las cuerdas a jueces y fiscales que no responden a los planteos de los operadores macristas. Es, por lo tanto, un acuerdo que opera sobre la materia oscura y que representa un primer freno opositor frente al manejo "discrecional" de los "carpetazos" del gobierno o de las causas de corrupción que los incomodan. Dicho de otro modo, el peronismo, más allá de la cantidad de propuestas electorales que finalmente presente, no quiere sorpresas en medio de la campaña para las elecciones de 2019, tanto en el plano nacional como en los provinciales. Se puede afirmar que, en este caso, los une el espanto y la desconfianza en el presidente.

VER MÁS ARTÍCULOS DE FABIÁN GARCÍA.

Enredacción-Te contamos
Publi-Web-Muni-2

El Consejo de la Magistratura es un órgano constitucional de composición multisectorial, que se encarga de confeccionar las ternas de carácter vinculante de los candidatos para los tribunales inferiores del Poder Judicial, para que luego sean designados por el Presidente de la Nación en acuerdo con el Senado.

A su vez, tiene a su cargo la administración del Poder Judicial, el control de la actividad de los jueces y la imposición de sanciones. En caso de causas graves es el organismo que abre el juicio político para resolver sobre la destitución de los jueces ante el Jurado de Enjuiciamiento , ante el cual el Consejo de la Magistratura actúa como acusador.

Se trata de una de las piezas del sistema de poder dónde mayores debilidades tenía la oposición justicialista, ya que en el Congreso si supera, como en este caso, las diferencias políticas o de poder pre-existentes, tiene capacidad de veto sobre las decisiones del Ejecutivo. La ecuación es simple: Cambiemos no goza de mayoría propia ni en Senadores, ni en Diputados y ahora tendrá dificultades para conformarla en el Consejo de la Magistratura. Este paso atenuará sus movimiento en el tablero judicial, que le han servido para condicionar la política.

Hasta ahora, el presidente Mauricio Macri tenía la capacidad de presionar a los actores judiciales que no comulgaran con el libreto oficial, tuviera razón o no. Desde hoy, esa discrecionalidad desaparece y será un ámbito de negociación entre partes con intereses contrapuestos.

LOS PERONISMOS QUE SE UNIERON

Hasta el momento, el peronismo se reorganiza alrededor de tres vertientes principales y otros aportantes de menor peso electoral. Los tres grandes son el kirchnerismo con su candidata Cristina Fernández de Kirchner, la dirigente justicialista con mayor potencia electoral; el massismo, recluido en una porción de la provincia de Buenos Aires, pero con un líder como Sergio Massa con un impacto electoral importante; y el PJ neoliberal de los gobernadores, donde tributa el de Córdoba, Juan Schiaretti.

Al primer subsistema se le adicionan el PJ oficial, un sector de los gobernadores peronistas, los intendentes del conurbano bonaerense, la CGT, el moyanismo, las CTA, y Felipe Solá.

El segundo y el tercer subsistema no tienen tributarios, pero poseen un importante poder institucional, que les da una importante capacidad de maniobra política en el corazón del poder.

No hay que ver una unidad mayor en esta unidad temática. Al menos, por el momento.

EL MIEDO NO ES SONSO

La preocupación de todos los sectores ha sido evitar una ofensiva judicial como la que afecta al kirchnerismo, que en un tiempo electoral, podría producirles un enorme e irreversible daño político. El gobierno del presidente Macri ha demostrado que no le tiembla la mano para organizar acciones judiciales en su favor, ya sea contra opositores políticos, como en defensa propia. Se ha visto con el caso del Correo Argentino donde Franco, el patriarca familiar, y el mismo presidente tienen intereses contrarios al Estado y donde la Justicia ha sufrido presiones para convalidar una salida favorable al grupo Macri. O con la hasta el momento sesgada investigación de la causa de los cuadernos, donde las confesiones del que fuera titular temporal del denominado "Club de la Obra Pública" desde 2003 hasta el final del kirchnerismo, Carlos Wagner, han merecido muchísima menos atención e investigación que las afirmaciones de los arrepentidos que apuntan contra la ex presidenta Cristina Fernández y los funcionarios del anterior gobierno. Tampoco se conocen allanamientos u otras acciones judiciales sobre las empresas de "los arrepentidos" para averiguar, entre otros puntos, de dónde salió el dinero y la veracidad de las sumas en cuestión.

Que Schiaretti haya concurrido a un acuerdo con los compañeros del peronismo con los que prácticamente no se habla, indica que no confió en Macri, como si lo hizo en otros temas, para caminar juntos en estos meses sensibles. De hecho, el presidente se comunicó en varias oportunidades con el gobernador cordobés para convencerlo de no avanzar en el sentido en que finalmente lo hizo. Un dirigente oficialista en el ámbito nacional y opositor en el provincial, asegura que el gobierno cordobés tiene una sola causa judicial "sensible" que puede traerle dolores de cabeza en el ámbito federal y es la de los gasoductos troncales de Odebrecht y sus derivaciones. El caso se asienta en las denuncias que interpusieron tres legisladores opositores, Juan Pablo Quinteros (Frente Cívico), Aurelio García Elorrio (Encuentro Vecinal) y Liliana Montero (bloque unipersonal).

LOS NUEVOS CONSEJEROS

Este martes, a las 18.30, en el cuarto piso del Palacio de Tribunales, jueces, abogados, diputados, senadores, y un representante del estamento académico prestarán juramento para incorporarse al cuerpo del Poder Judicial.

Por el Senado van a jurar Miguel Ángel Pichetto y Ada Itúrrrez de Cappellini, que reemplazarán a Mario Pais y Rodolfo Urtubey, y la senadora riojana de la UCR Olga Inés Brizuela y Doria, que ocupará el lugar del radical Ángel Rozas. Por la Cámara de Diputados asumirán el kirchnerista Eduardo “Wado” de Pedro y la diputada massista Graciela Camaño, en reemplazo del kirchnerista Rodolfo Tailhade y el radical Mario Negri, por lo que el oficialismo pierde un lugar en el Consejo de la Magistratura. Como suplentes lo harán Vanesa Siley (FpV) y Martín Llaryora (PJ cordobés).

--

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

Ver también

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com

Sumate a un equipo que hace PERIODISMO COMPROMETIDO. Te invitamos a APOYAR a ENREDACCIÓN con una SUSCRIPCIÓN MENSUAL. La SUSCRIPCIÓN te permite participar de los premios y beneficios de EL CLUB DE LA NOTICIA. Más información en Suscripción Digital.

--

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción