La medida de fuerza de la CGT fue muy fuerte en la capital cordobesa y fue perdiendo incidencia hasta pasar desapercibida en las pequeñas localidades. El comercio funcionó casi normalmente.

La multitud en el acto de la CGT Rodríguez Peña, frente al Patio Olmos.
Municipalidad de Río Cuarto 3
La Galatea

El acto central de la jornada se realizó frente al Patio Olmos organizado por la CGT Rodríguez Peña. Alrededor de 4 mil manifestantes se ubicaron a lo largo de una cuadra y media. Mauricio Saillen le dijo a ENREDACCIÓN al finalizar la concentración que “no se de qué se van a disfrazar aquellos que no quisieron movilizarse. Hemos demostrado con la concentración masiva de hoy, que los trabajadores no estamos a dispuestos a aceptar estas políticas del gobierno nacional”. También afirmó que “si el gobierno no da respuestas a los reclamos, van a crecer y recrudecerse las acciones y demandas de los sindicatos. En Córdoba ha sido un gran paro”.

VER LAS IMÁGENES DEL #6A.

La ciudad lucía a esa hora como una mañana de sábado. Tranquila, con gente y autos en la calle, pero sin la vorágine de los días de semana. En los barrios (Las Flores, General Paz, Alta Córdoba y Alberdi) se podía ver a muchísimos padres con sus hijos de la mano o a caballito, yendo a hacer los mandados. Los comercios funcionaron casi normalmente en toda la ciudad.

En cambio, en las obras de las rutas de acceso a Córdoba, toda las máquinas estaban guardadas en los obradores. Cero movimiento.

Saillen dijo en el acto que “no somos golpistas, peleamos por un salario digno”. Saillen, además de secretario General de la CGT organizadora, encabeza el Sindicato de Recolectores de Residuos (SURRBAC). Justamente la columna de recolectores fue la más numerosa de la marcha. También había trabajadores de ADIUC, el sindicato de limpieza, la CTA, ATE y militantes de partidos de izquierda que cerraban la columna.

“Este es un marco que nos motiva, porque veníamos diciendo lo que se gestaba. Mucha gente se dejó enagañar. Y hay que ser coherente. Hoy día tenemos flexibilización laboral, precarización, 300 mil despidos y 215 mil más pobres en Córdoba”, lanzó desde el escenario cruzado frente a una de las puertas del shopping del Patio Olmos.

Su discurso tuvo dos ejes: uno hacia los sindicatos de la CGT Regional Córdoba y otro hacia el gobierno nacional. A los primeros les planteó que “había que trabajar y luchar día a día en defensa de los trabajadores”. El otro fue hacia el gobierno nacional. “Nosotros no somos los que nos llevamos la plata afuera del país, no somos los pícaros que se llevan millones a costilla de los trabajadores. Nosotros protestamos por nuestros derechos, por salario digno, por trabajo.” Al final, cerró su discurso recordando una frase del ex presidente Juan Domingo Perón: “Para un trabajador no hay nada mejor que otro trabajador”.

“Nosotros no somos los que nos llevamos la plata afuera del país, no somos los pícaros que se llevan millones a costilla de los trabajadores. Nosotros protestamos por nuestros derechos, por salario digno, por trabajo.” (Mauricio Saillen, CGT Rodríguez Peña).

Filas de camiones prolijamente estacionados sobre avenida Vélez Sarsfield completaba la escenografía del acto. El humo ritual de los choripanes no faltó a la cita. Sin embargo, a unos 50 metros de la cabecera del acto, un pequeño puesto ofrecía otro sandwich: de pata flambeada de cerdo aderezada con salsa. Cincuenta pesos cada uno.

EL IMPACTO DE LA MEDIDA

El paro se sintió en el cinturón industrial. La enorme mayoría de las industrias permaneció cerrada, sin la presencia de trabajadores, incluidas las automotrices como Renault, Fiat y VW. También en todas las áreas del sector público municipal, provincial y nacional, como salud y administración pública, con excepción de las oficinas del PAMI. Tampoco trabajaron los empleados de EPEC.

No hubo recolección de residuos, ni transporte de camiones.

Las terminales de ómnibus de toda la provincia estuvieron vacías desde la madrugada. Tampoco funcionó el transporte público en la ciudad de Córdoba, pero si se pudieron observar taxis y remises en toda la ciudad de Córdoba.

En las escuelas de la capital provincial hubo elevado acatamiento al paro, pero muchas de ellas trabajaron.

El comercio, en general, abrió sus puertas en toda la ciudad. Pese a ello, en el centro se vio a poca gente durante la mañana.

El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) cortó temprano, por la mañana, el puente Maipú por el que se ingresa al centro de la ciudad, desde el Norte. El objetivo de la acción fue “hacer activo el paro y visibilizar los reclamos”. La referente del MST, Luciana Echevarría, sostuvo que “los dirigentes se vieron obligados a convocar el paro pero no quieren hacerlo activo para ayudar al Gobierno”.

También las fuerzas de izquierda hicieron un acto junto a delegados de VW, frente a la fábrica sobre Avénida O’Higgins.

Al mediodía, distintas organizaciones, cortaron el tránsito en avenida Fuerza Aérea, a la altura del CPC Ruta 20 y hubo tensión cuando la policía intentó desalojar.

“Enfrentamos las políticas neoliberales de ajuste, precarización y represión de los malos gobiernos. Zonal oeste del Encuentro de Organizaciones sale a las calles para exigir alimentos y utensillos para los comedores comunitarios y arreglos de calles y luminarias de la zona”, dice el texto de la agrupación.

EL INTERIOR

Río Cuarto: Se sintió en la Universidad, bancos y dependencias públicas nacionales y provinciales. En las escuelas e industrias, la medida también tuvo acatamiento dispar.

En Río Tercero, la huelga fue total en las plantas de Fabricaciones Militares, las químicas y recolección de residuos.

En el cinturón industrial de maquinaria agrícola del sudeste cordobés, la medida de fuerza sumó escasa adhesión.

ANOCHE

El primer paro general contra el gobierno del presidente Mauricio Macri comenzó en la ciudad de Córdoba con una manifestación de la CGT Regional Córdoba. Participaron dirigentes y delegados de los gremios enrolados en esa central obrera. Marcharon hasta avenida Vélez Sarsfield, encabezados por el estatal José Pihen. Había representantes de UOCRA, Sadop y Alimentación, entre otros.

Pihen dijo anoche que “la adhesión va a ser importante. Las controversias y los debates, que se han hecho durante estos días no han hecho más que ratificar en la inmensa mayoría de los trabajadores el rechazo de las políticas que se han implantado desde el Gobierno nacional”, explicó. La CGT se expresa “en rechazo a la perdida de los puestos de trabajo, a la caída de los salarios, a la inflación que no para de subir y al auge del trabajo precario”.

“La inmensa mayoría de los trabajadores rechaza las políticas que se han implantado desde el Gobierno nacional” (José Pihen, CGT Regional Córdoba).

El gobierno rechazó la medida de fuerza y la adjudico a intereses electorales del peronismo y al comienzo de un proceso de desestabilización política. El presidente afirmó que se perderán 15 mil millones de pesos a causa de la medida de fuerza. La mayor adhesión a las posturas anti-huelga se exteriorizaron a través de las redes sociales.

VER EN TWITTER LAS POSICIONES DE QUIÉNES NO ADHIEREN.

VER EN TWITTER LAS POSTURAS DE LOS QUE SE SUMAN.

Las centrales obreras protestan contra la política económica de la administración nacional. Cuestionan la alta inflación, la pérdida de puestos de trabajo, la creciente precarización laboral, y la reducción del poder adquisitivo de los salarios.

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com