No hubo nueva información sobre el resultado de la provincia de Buenos Aires, pero la ex presidenta Cristina Fernández marchaba a superar a Esteban Bullrich con los votos de la Tercera Sección Electoral.

Cristina Fernández de Kirchner, candidata de Unidad Ciudadana.

6.55 de la mañana del lunes es la última información oficial de la Cámara Nacional Electoral. Le da vencedor al candidato de Cambiemos Esteban Bullrich, por apenas 0,08% de los sufragios, menos de 7 mil votos cuando quedan por cargar, al menos, unos 350.000 votos. Una descomunal paridad y, a la vez, una fractura política, social y geográfica de proporciones: El conurbano empobrecido votó a Cristina, el conurbano de clase media se dividió entre ambos, y el interior de la provincia más grande de la Argentina, se inclinó por el macrismo.

Se trata de una decisión riesgosa institucionalmente la que tomó el Ministerio del Interior y su titular, Rogelio Frigerio. La suspensión de la carga de los datos, ante semejante fractura, es regar con pólvora el país. Oficialmente, la razón es que no había más telegramas para cargar a causa de errores de las autoridades de mesa o por su ilegibilidad. Ahora, habrá que esperar al conteo definitivo para conocer el resultado. Es cierto, que situaciones como estas suceden en casi todas las elecciones. Sin embargo, en octubre, cuando se elijan senadores y diputados, un hecho de estas características puede poner en crisis las instituciones democráticas. La proporción simbólica del episodio tiene como agregado que la perjudicada es una ex presidenta de la Nación.

VER EL ESCRUTINIO EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

Otra arista de lo ocurrido, es que parece formar parte del marketing electoral de Jaíme Durán Barba: Su estrategia de polarizar con Cristina le ha rendido formidables frutos electorales, ganando en 10 provincias argentinas, reuniendo más de 8 millones de votos, convirtiendo a Cambiemos en fuerza política más votada de estas PASO, y con triunfos en Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Entre Ríos. Cada denuncia de CFK suma una oleada de sufragios anti-K para el espacio oficial y este caso debería aportar en el mismo sentido. Dentro de esa idea, el jefe de Gabinete Marcos Peña culpó al kirchnerismo de esta situación por no haber dado curso a la reforma política y el cuestionado y vulnerable voto electrónico.

Hay más ejemplos sobre esta línea de intervención: El traslado del feriado del 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria; la discusión sobre el número de desaparecidos; la posición el gobierno argentino frente al gobierno venezolano de Nicolás Maduro y el retiro de una condecoración que le había otorgado el Estado argentino; y la puesta en escena de la sesión para expulsar a Julio De Vido, entre otros. Todos ellos, le permitieron aglutinar un espacio social refractario a CFK y el peronismo.

Más allá del nombre del gaandor, el resultado de la provincia de Buenos Aires hizo bajar 50 centavos el precio del dólar ayer en la city porteña. Los mercados financieros manifestaron de este modo la confianza de que Cambiemos pueda vencer a la ex presidenta en octubre.

El presidente Macri junto a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Sin terceros en discordia, será un mano a mano, ahora y probablemente en 2019. La vía dialoguista de un sector del PJ quedó hecha polvo este domingo. Ninguno de los mandatarios que ganó tiene proyección electoral. Y los que perdieron, perdieron. Así es el peronismo. El dilema que tienen por delante, es saber que elijen: si el peronismo de Cristina o la chequera del presidente. A su vez, si la ex presidenta se aísla del peronismo le pasará lo de 2015, cuando su delfín Daniel Scioli fue derrotado por el ahora presidente. Un dato en este sentido: Si en lugar de expulsar a Florencio Randazzo lo hubiera sumado, el domingo hubiera ganado sin atenuantes. También será un error para el peronismo, intentar provincializar los comicios o separarse del destino de Cristina. Al peronismo, le llegó el momento de discutir como hicieron los jefes del conurbano con CFK si quieren volver a verse ganadores y con posibilidades de seguir en el poder en 2019.

El gobierno, por su lado, tiene a favor la construcción de opinión pública en un ciclo en el que una porción principal de la sociedad marcha en sentido contrario a las políticas de la década pasada. Hay un bloque social identificado con ese concepto. Ése bloque es el que a su vez condiciona a los caciques distritales, porque la llanura Pampeana se expresa a favor de esta nueva coalición, y en provincias como Córdoba, La Pampa, Buenos Aires, Santa Fe o Entre Ríos, pone en jaque al PJ. La segunda herramienta que tiene a mano el presidente, es la chequera frente a las necesidades financieras de cada gestión local. Hasta el momento, esta última ha sido un arma letal para subordinarlos.

LOS DESAFÍOS DE CFK

-Sumar al peronismo a su contexto de acuerdos.

-Captar el voto peronista de Sergio Massa y Florencio Randazzo.

-Interpelar al bloque de opinión pública que rodea al presidente para salir de su situación defensiva y disputarle el bloque “independiente”. El eje de la disputa se encuentra en las provincias más grandes del país, que son las más beneficiadas por la política económica del gobierno. Lo económico es acotado para conseguir sumar al votante de las provincias agropecuarias.

LOS DESAFÍOS DE MACRI

-Evitar que los gobernadores sumen su apoyo -explicito o implícito- a CFK.

-Penetrar el Tercer Cordón Electoral para horadar el voto cristinista.

-Seguir debatiendo con el bloque de opinión pública que pivotea entre el suyo y el de CFK para que no drene votos a la ex presidenta. Deberá encontrar ejes adicionales a la corrupción, derechos humanos, Venezuela y el perfil personal de Cristina, porque ya fueron utilizados en exceso. La incidencia de estos factores, probablemente, será menor de aquí en adelante.

fabian.garcia@enredaccion.com.ar

@garciadelapampa

Cómo comunicarse:

Redacción: hola.enredaccion@gmail.com

Lectores: hola.enredaccion@gmail.com

Equipo de Investigación: afondo.enredaccion@gmail.com