Análisis

El acierto de la dirigencia albirroja
Santiago no votó