Ahora Leyendo
Alberto fue a la asunción de Manzur: "Empieza una Argentina gobernada por un presidente y 24 gobernadores"

Alberto fue a la asunción de Manzur: "Empieza una Argentina gobernada por un presidente y 24 gobernadores"

El presidente electo, Alberto Fernández, hizo su primera jugada fuerte hacía adentro del peronismo en Tucumán, durante la asunción del reelecto gobernador de esa provincia, Juan Manzur. “Como siempre digo, vamos a construir entre todos una Argentina federal de verdad, en la que el presidente gobierne junto a los 24 gobernadores”, disparó.

Enredacción-Te contamos

Participaron de la jugada tucumana los jefes territoriales del PJ, gobernadores, vicegobernadores e intendentes, en funciones y electos. Estuvieron sindicalistas de la CGT y del sector más combativo, como el bancario Sergio Palazzo. También subió al escenario principal, el repatriado ex candidato a presidente y actual diputado nacional, Daniel Scioli. Y otro que llegó a la capital tucumana, el electo diputado nacional por Buenos Aires, Sergio Massa. No hubo representantes del kirchnerismo.

Publi-Web-Muni-2

No participó el cordobés, Juan Schiaretti, que por ahora apuesta a una negociación mano a mano con Fernández para resolver los problemas que significan el rojo de la Caja de Jubilaciones de la provincia y la deuda de 9 mil millones de pesos de la Nación por las obras realizadas. Sin embargo, la idea inicial del presidente electo es avanzr en un acuerdo general con todos los mandatarios provinciales, que le garantice gobernabilidad frente a las turbulencias que deberá afrontar en el inicio de su mandato. El criterio general de Fernández es dialogar con todos los gobernadores a partir de las prioridades centrales de su administración: resolver el frente externo, reactivar la economía y controlar la inflación. En ese esquema, ingresan las urgencias de las provincias.

Los que estuvieron fueron los que motorizaron la unidad del peronismo: Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja) y Gildo Isfrán (Formosa). A ellos, se les sumó Gerardo Zamora (Santiago del Estero, Frente Cívico). Tomaron parte también, la vicegobernadora electa de Buenos Aires, Verónica Magario, y el gobernador electo de La Rioja, Ricardo Quintela. También hubo intendentes bonaerenses como Fernando Gray, Fernando Espinoza, Andrés Watson, Mario Ishii, Gustavo Menéndez y Alejandro Granados, entre otros.

Si bien el equipo de Fernández trató de calmar los ánimos, la jugada de Alberto buscó contener cierta bronca de los gobernadores por el acto del domingo último en Buenos Aires, cuando se festejó la victoria. Ese día, Manzur, Uñac, el entrerriano Gustavo Bordet y el santafesino, Omar Perotti miraron desde abajo el discurso de Alberto, que estuvo rodeado por Sergio Massa, Cristina Kirchner y varios dirigentes del entorno de la ex presidenta. Más allá de esa foto, la realidad, es que la apelación a un presidente y 24 gobernadores, implica ponerle a nombre a un bloque de poder, heterogéneo, pero bloque al fin.

El otro dato que no pasó desapercibido, fue el de la presencia de los intendentes del conurbano bonaerense, que sumaron el 30% de los votos que Alberto cosechó en el país. Hasta ahora se habían movido en tándem con Cristina Fernández de Kirchner, pero este martes, apenas 48 horas después de la victoria electoral, viajaron a San Miguel de Tucumán para estar con Fernández.

Manzur también fue enfático en dos líneas de su relato: “aguantamos cuatro años de neoliberalismo”, dijo, por un lado; y “lo hice haciendo peronismo”, afirmó, por otro. Ese parece ser el eje de la etapa que comenzó el 27 de octubre por la noche.

Por cierto, el ala política no fue la única que dijo presente en Tucumán. También llegaron numerosos dirigentes sindicales: los dos secretarios Generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, más Andrés Rodríguez (UPCN), Rodoldo Daer (Alimentación), Antonio Caló (UOM), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Omar Viviani (Taxistas), Osvaldo Iadarola (Telecomunicaciones), Norberto Di Próspero (APL), Sergio Palazzo (bancarios), Víctor Santa María (Suterh), Carlos West Ocampo (FATSA), Roberto Fernández (UTA), Julio Piumato (Judiciales) y Luis Cáceres (Ladrilleros), entre otros.

Ver también

Fernández ratificó su compromiso con la "Argentina federal", con un país en el que no haya hambre y que tenga como pilares a la educación pública, la educación y los derechos de los trabajadores. "El futuro empezó el domingo" aseguró y convocó a "hacer la mejor de nuestras epopeyas: arremangarnos todos para que nadie más pase hambre en la Argentina".

"Vamos a volver a poner en funcionamiento la educación pública, maltratada durante estos años. Las sociedades que avanzan son las que desarrollan el conocimiento porque cuando una sociedad se olvida de educar, se olvida de hacer fuertes a los hombres del futuro", siguió diciendo el presidente electo.

Alberto Fernández le entrega el bastón de mando al gobernador tucumano Juan Manzur.

Luego criticó las propuestas de integrantes de Cambiemos de arancelar los hospitales para extranjeros y convertir la salud "en una mercancía. No conozco ninguna sociedad que se haga fuerte restando derechos, que progrese si priva derechos a los que trabajan".

Dijo que "vamos a enfrentar un tiempo complejo y en ese marco tenemos que garantizar todos estos derechos y volver a poner en marcha la Argentina en un escenario de alto endeudamiento, que el mayor daño que ha hecho todo este tiempo fue condenar a la pobreza a uno de cada cuatro argentinos".

Finalmente apuntó que “a partir de ahora empezamos una Argentina que va a ser gobernada por un presidente y 24 gobernadores. No va a haber más una Argentina central y periférica, es una toda. No hay una Argentina de primera y otra de segunda. Vamos a hacer que, en el futuro, que empezó el domingo, empecemos a pensar la Argentina de otra manera porque si seguimos haciendo las mismas cosas vamos a tener los mismos resultados".

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción