Martes 29 de Septiembre de 2020

“Al odio y el autoritarismo seguiremos respondiendo con amor y más democracia”

La organización Devenir Diverse calificó el intento de bajar la bandera del orgullo LGBTIQ izada en el Parque Sarmiento por un grupo de ex combatientes de Malvinas, como “una posición peligrosa y profundamente antidemocrática en tanto supone la supresión del otro”. Y agregó que “al odio y el autoritarismo seguiremos respondiendo con amor y más democracia”.

Enredacción Socios

El comunicado de prensa señala que “celebramos la celebrar la decisión política del intendente Martín Llaryora de disponer que la bandera del orgullo LGBTIQ flamee de manera permanente en el mástil del Parque Sarmiento de la ciudad de Córdoba”.

Manula

Plantea luego que “aquí no hay dos derechos en disputa. Nada más lejos que eso. De un lado, un grupo minoritario de personas ha decidido violar una resolución legítima de las instituciones democráticas locales. Una decisión que viene a reparar simbólicamente décadas de invisibilización de un grupo social vulnerado por la discriminación y la violencia social y estatal. A esas personas no las moviliza otro sentimiento más que el del odio hacia quienes vivimos nuestras vidas por fuera de los mandatos del héterocispatriarcado. Una posición peligrosa y profundamente antidemocrática en tanto supone la supresión del otro. Allí no radica ningún derecho. Allí sólo hay odio, cobardía y autoritarismo”.

Devenir Diverse afirma luego que “de este lado, no estamos sólo las personas LGBTIQ. Tamaño error cometeríamos al pensar que lo único en juego aquí es una bandera flameando en un mástil. De este lado nos encontramos quienes apostamos a la convivencia democrática entendiendo como pilares de la misma la igualdad de derechos y el reconocimiento a la diversidad y la pluralidad que alberga nuestra sociedad”.

Señala que “el 28 de junio no celebramos nada. El 28 de junio conmemoramos un hecho histórico, la revuelta de Stonewall, cuando la comunidad LGBTIQ de la ciudad de Nueva York, harta del acoso y la violencia policial, dijo basta y se enfrentó cuerpo a cuerpo con las fuerzas de seguridad que sistemáticamente violaban sus Derechos Humanos. Que quede claro: nuestros derechos son Derechos Humanos”.

Concluye el documento, diciendo que “lamentamos profundamente el uso político de los veteranos de Malvinas durante los hechos vandálicos que terminaron con la destrucción de la placa conmemorativa y el intento por bajar nuestra bandera. El reclamo de soberanía sobre nuestras Islas Malvinas es un reclamo que compartimos y enarbolamos como propio. Porque también pusimos combatientes y muertos en esa guerra infame. Y porque a pesar de que algunos quisieran que no sea así, somos parte de esta gran Nación”.

Ver también

--

>> Si estás de acuerdo con el periodismo crítico y comprometido, te invitamos a asociarte a ENREDACCIÓN, el sitio de noticias con información de Córdoba: INGRESÁ AQUÍ.

Scroll To Top

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción