Ahora Leyendo
A horas de la cumbre, Argentina Federal no pudo asegurar ni a Massa, ni a Lavagna

A horas de la cumbre, Argentina Federal no pudo asegurar ni a Massa, ni a Lavagna

Tanto el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, como principal armador del peronismo moderado, como el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, tienen claro que sólo les sirve la operación de suma y no la de resta. ¿Qué quiere decir? El lunes fue Lavagna el que pidió a través de una entrevista en Infobae que Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey debían definir primero si se quedaban o se iban de Argentina Federal, antes de hablar del método para seleccionar candidato. Ayer, Schiaretti, en medio de la cena con Massa, Urtubey y el senador rionegrino, Miguel Ángel Pichetto, tuiteó que habrá candidato de Argentina Federal  y que deberá surgir de las PASO.

Municipalidad Río Cuarto: Luminarias

Dos fuentes peronistas, consultadas por ENREDACCIÓN, dijeron que Massa escuchó, explicó que hay un congreso del Frente Renovador en una semana, e insistió en las primarias entre todos los que pertenden ser candidatos a presidente. Algo parecido hizo Urtubey. Pero ninguno de los dos habría ido más allá. Lo cierto, es que hoy, Argentina Federal pondrá como condición que haya primarias para elegir el candidato presidencial del PJ moderado y los progresistas.

Publi-Web-Muni-2

Schiaretti fue preciso en esa línea en su cuenta de Twitter: "Reitero que Alternativa Federal junto a otras fuerzas plurales democráticas que quieran superar la grieta, debe tener candidatos propios en las próximas elecciones presidenciales. Ese candidato debe surgir de la competencia de quienes aspiren a serlo en las próximas elecciones PASO".

Además de los nombrados, todos peronistas, en el encuentro de hoy estarán Lavagna, el gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz, y la lider del Partido GEN, Margarita Stolbizer.

De acuerdo a fuentes santafesinas, el mandatario socialista coincide con Schiaretti en la necesidad de las PASO, pero apoya a Lavagna, que se ha convertido en el candidato del ala progresista de esta tercera vía. Justamente, por eso, el ex ministro de Economía habla de consenso, entre este sector y el del peronismo moderado. Los dos gobernadores saben que no puerden perder a ninguno de los candidatos, pero por ahora es un camino espinoso lograrlo.

Tienen un aliado en ese objetivo: los dos grupos saben que por separado quedarían expuestos a la polarización salvaje entre los dos bloques políticos electorales que encabezan el presidente Mauricio Macri y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Por eso, tanto Schiaretti como Lifschitz, armadores de los respectivos grupos, creen que hay condiciones para un final feliz.

Hay un problema contextual. Hasta el momento, más allá del armado genérico del espacio, no han podido desarrollar un factor aglutinante desde el relato político. El único discurso que proponen es terminar con la grieta. Se trata de un factor demasiado ligth para atraer a un electorado diverso, que si bien es cierto que se queja de Macri y CFK, termina inclinándose mayoritariamente por alguno de ellos. Hasta el momento, la triple oferta electoral no se suma, sino que empieza y termina en cada uno de los candidatos (Lavagna, Massa y Urtubey). Se trata de un peligroso dilema a resolver en caso de que puedan permanecer unidos.

Ver también

El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna.

Otra dificultad es que Argentina Federal no posee demasiado tiempo para resolver estos puntos nodales. El lanzamiento de la fórmula de Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner tironea a este espacio, sobre todo a su ala peronista, y fundamentalmente la vacía de opciones de crecimiento orgánico en muchas provincias. Eso le pone techo al engorde electoral, por más que los candidatos hoy son más valorizados en el mercado electoral que los partidos, dado que la realidad es que las estructuras le dan volumen político y electoral a las candidaturas. A ello, se le debe agregar que ningun candidato modificó el escenario electoral con su aparición, por lo que los partidos y referentes provinciales y locales aumentan su cotización.

Desde ese punto de vista, hay un segundo plano de análisis y que por ahora, es un enorme interrogante en cuanto a su resultado: el congreso del Frente Renovador (FR) de la provincia de Buenos Aires del próximo 30 de mayo. Al igual que la convención radical, muchos sectores del peronismo renovador creen que un frente peronista es capaz de ganar la elección. Por eso, Massa, para contenerlos, señala la necesidad de elaborar un frente lo más amplio posible, pero tiene un límite práctico: la mayor cantidad de aliados está fuera del PJ, que ya se inclinó por los Fernández.

Alberto Fernandez lo explicó en una entrevista que concedió a Ambito Financiero: "La decisión la tiene que tomar Sergio. Yo más no puedo hacer. Si quiere venir a participar de las PASO presidenciales, es bienvenido. Si quiere participar en la provincia de Buenos Aires, también es bienvenido. Si quiere incorporarse sin ocupar un cargo es bienvenido, porque Sergio es alguien que tiene votos. Pero depende de él, no de nosotros. Nosotros lo invitamos mil veces".

Esa lógica es la que deberán tratar de domar Schiaretti y Lifschitz para que el tercer espacio vea la luz o muera antes de nacer.

Suscribite a nuestros newsletters

Recibí todos los días nuestras mejores noticias, análisis, historias e imágenes.

Ingresá al Formulario de suscripción